Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Miércoles 17 Septiembre, 2014

Se llama Walter Samuel y lo apodan “El Muro”.
Tiene los ojos claros y una suerte bárbara porque sin ser la gran cosa, ha jugado en los mejores clubes del mundo y desde luego con paso protagónico en la selección de su país.


Ayer, su viejo equipo le pasó por encima y lo derribó cual muro de Berlín; el morbo de la prensa deportiva madridista tan interesada en conocer el color de los calzones de la novia de Cristiano como la opinión de un jugador que salió del club por la puerta de atrás, convirtió al argentino en protagonista.
Samuel llegó al Real Madrid en la temporada 2004 con el propósito de Florentino “Paganini” Pérez de tapar la salida del ícono Fernando Hierro, pero nada bien le fue a “el Muro” en la Casa Blanca.
Como a muchos, se lo tragó la presión.
Dos momentos marcaron su derrumbe. Uno, cuando el brasileño Julio Baptista le sacó los colores en un partido ante el Sevilla en el que se vio que la velocidad no era su fuerte. Y, el segundo, cuando las críticas no dejaban de caer sobre su figura, llegó con la celebración de un gol que marcó al Albacete. Se encaró con la grada y eso fue la gota que colmó un vaso casi lleno de actuaciones poco brillantes.
Florentino Pérez, que pagó 25 millones de euros por Samuel, lo traspasó al Inter de Milán por 16. Perdió nueve y el negocio no fue bueno ni deportiva ni económicamente.
En la sala de prensa, antes del juego de ayer, a Samuel no se le vio cómodo. Su rostro reflejaba indiferencia. Sus respuestas sobre el Real Madrid, sobre su crisis, sobre los silbidos a Casillas, eran escuetas y cortas. Eso sí, reconoció que en el Real siempre existió una presión que ahora tiene que soportar el portero blanco. Él sabe perfectamente lo que es eso.
Como jugador no triunfó en un equipo que a veces engulle buenos futbolistas. Samuel, para muchos, fue uno de ellos. El Bernabéu, diez años después, no estuvo ayer pendiente de él. La presión fue para otros.
Cuestionado por si el Madrid se equivocó por vender a Ángel Di María y a Xabi Alonso y por fichar a cambio a Toni Kroos y James Rodríguez, declaró que tanto los que vinieron como los que se fueron “son importantes”.
Samuel se incorporó al Basilea con la pretemporada muy avanzada procedente del Inter de Milán.
Antes del juego, manifestó: “No ha sido fácil. Me he entrenado fuerte y espero estar a la altura”. Pero qué va.
El Muro se desplomó y con cuatro goles en la gotera, abandonó el campo en el minuto 64.
De su parte, no hubo venganza en el Bernabéu.

[email protected]