Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Miércoles 11 Junio, 2014

Cuidado y no se da la primera sorpresa del Mundial mañana en el juego inaugural: el equipo de los cuadritos rojos y blancos arrastra muchas simpatías en el planeta fútbol, igual que Serbia y otras naciones del centro de Europa y no se sabe ni el porqué. Serán secuelas de guerras y otras yerbas.
Lo cierto es que Croacia tiene un equipazo y a Brasil se le siguen señalando sus “limitaciones” en zona de ataque a pesar de que en la Copa Confederaciones, los “gordos” y casi “tullidos”, Fred y Hulk hicieron más loco que el propio Neymar.
Se nos ha metido en la cabeza que Brasil es flojo en ataque, desde que comparan a Fred y a Hulk con Pelé, Rivelino, Romario, Ronaldo, Rivaldo y Robinho, casi todos pícaros, veloces, técnicos, poco que ver con ese par de tanques que ubica Filipao al lado de un Neymar, al que sí le reconocen los analistas características algo semejantes a las de los dioses del fútbol antes citados.
Brasil recorrió la ruta del éxito que la llevó a conquistar cinco Copas mundiales con el sambenito de que sus porteros son malos, sus defensa centrales troncos, pero del mediocampo hacia adelante, siempre fueron los mejores del mundo, sobre todo sus líneas de metralla desde México 70 hasta que surgieron Fred y Hulk. ¡Pobres muchachos tan menospreciados!
Entonces, siendo los mimados del universo; siendo los que más títulos mundiales suman y siendo los anfitriones, las casas de apuestas se vuelcan a señalar a Brasil como el gran favorito a la corona. Parece entonces que el talento de Marcelo, Luiz Gustavo, Paulinho, Óscar, Ramírez y Neymar es más que suficiente para conducirlos al título. Además, suman un porterazo, Julio César y retaguardia de lujo con Dani Alves, David Luiz y Thiago Silva.
Pero, pero, pero, se enfrentan a Croacia; el equipo del ajedrez rojiblanco está repleto de estrellas que si se juntan y suman sus talentos puede arder Troya en la fiesta inaugural: Modric, motor del Real Madrid; Rakitic, bujía del Sevilla que lo quiere Simeone; Mandzukic el goleador del Bayern; Perisic y Olic el binomio del Wolsburgo germano; Kovacic, figura del Inter. En fin, una legión de astros que están en total capacidad de marear al anfitrión, aunque hay que reconocerlo, estos seleccionados tan expectantes como Croacia, suelen derrumbarse a la hora buena y las estadísticas así lo señalan.

[email protected]