Logo La República

Sábado, 22 de enero de 2022



NOTA DE TANO


Nota de Tano

Gaetano Pandolfo gpandolfo@larepublica.net | Jueves 27 febrero, 2014

Gaetano Pandolfo

Los periodistas deportivos, entre los que me incluyo, seguimos cometiendo el grave error de seleccionar futbolistas.

Nos deslumbran buenas actuaciones de algunos jugadores en el campeonato y de inmediato, le exigimos a Jorge Luis Pinto su convocatoria.

Ahora se puso de moda Kendall Waston.

Tano desea que el entrenador de la Tricolor lo convoque; los comunicadores deportivos lo piden; en los programas deportivos por la radio se presiona al timonel colombiano para que lo cite. En todas las entrevistas con el técnico, el tema Waston es pregunta.

Los periodistas, igual que los fanáticos, socios y aficionados asistimos a los estadios y salimos deslumbrados cada vez que el gigante morado conecta un remate de cabeza y la bola se pega en las redes. Aplaudimos cuando salta para despejar y salta para rematar.

Y empezamos a inventar elogios.

Algún colega por ahí se deja decir que en el fútbol costarricense no existe un solo jugador, con excepción de Waston, capaz de frenar a Mario Balotelli.

¿Quién puede parar a ese negrazo italiano si no es Waston?

¿Qué pueden hacer ante super Mario los pequeños Acosta y Umaña?

Y… ¿a los ingleses, quién los para si no es don Kendall?

Entonces, empieza lo que yo llamo “la jodedera” de la prensa.

Igual con Esteban Alvarado, Mambo Núñez, Yosimar Arias y muchos otros jugadores que son seleccionables para nosotros los periodistas.

De pronto viene un juego amistoso como el de la próxima semana ante Paraguay y puede que Pinto no convoque a Waston (si no se hubiese lesionado) y armamos la revolución. Reaparecen los calificativos negativos para el entrenador, incluyendo los tradicionales como terco, soberbio, argollero, manudo, ciego, inútil y otras yerbas y a ninguno de nosotros, los periodistas deportivos, se nos ocurre visitar un entrenamiento de la Selección Nacional, supervisar los microciclos de trabajo y quizá preguntarle al colombiano que nos dé un argumento o varios tácticos y físicos (no emocionales), de por qué algunos jugadores seleccionables para nosotros, no lo son para él.

Una vez escuché a Pinto decir que un buen futbolista no es el que dibuja maravillas en la cancha en uno, dos o tres partidos específicos, e incluso en una larga temporada.

Para Pinto, el jugador que quiere ir a la Tricolor, se gana el puesto en las prácticas y no precisamente sudando el uniforme, sino, captando y cumpliendo las órdenes teóricas, prácticas, técnicas y físicas.


NOTAS ANTERIORES







© 2022 Republica Media Group todos los derechos reservados.