Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Sábado 4 Enero, 2014

Los equipos que se van acomodando en la parte baja de la clasificación no compiten con la misma presión que cargan los clubes que aspiran al título.
Para ellos hay un segundo chance y esa segunda oportunidad es precisamente “el otro torneo”, en este caso el de Verano pronto a iniciarse.


La temporada del fútbol costarricense corona dos campeones y condena a un solo equipo; en idéntico lapso de tiempo y con igual número de partidos, dos clubes o uno si repite, ganan el título, pero solo uno desciende de categoría.
Ya tenemos un campeón: el Alajuelense y ahora arranca nueva competencia para tratar de destronarlo, pero todo lo relativo al descenso quedó suspendido hasta nuevo aviso y ya suena la corneta de la reanudación.
Los equipos de menos puntaje en la clasificación general se topan de nuevo con sus despojos y tratarán en otros 22 partidos de hacer de tripas corazón para evitar ese viaje a la segunda división de la que en ocasiones, ninguno o pocos regresan.
Belén con 17 puntos; Limón con 20; Uruguay con 21; Pérez Zeledón con 23 unidades habitan en la zona caliente y aritméticamente son los principales candidatos al descenso.
No muy lejos están Puntarenas (25); Carmelita (26); Universidad y Santos (27), aunque analizándolo fríamente esa distancia de diez puntos entre belemitas, celestes y guapileños puede considerarse significativa.
De estos clubes proyectados a tener mayores problemas, el que menos se movió fue Belén, que sigue bajo el monopolio de Vinicio Alvarado. El fichaje de Ricardo González como portero puede resultar determinante. “El Gallo” va a aportar muchísimo en la cancha y el vestuario.
Limón y Pérez Zeledón arrancan con nuevo técnico: Carlos De Toro y César Eduardo Méndez respectivamente; si en la sede del Atlántico cae “platita” puede que se solucionen los problemas, de lo contrario la van a ver fea. En cuanto a los guerreros del sur no creemos, y menos con Méndez, que se precipiten a la habitación del sótano.
Es preocupante la situación del Uruguay de Coronado, que tendrá que lidiar con la ausencia en el escritorio de Paulo César Wanchope, con lo que esto significa en cuanto a orientación, liderazgo y billetera.
Tampoco descartamos un posible derrumbe de Puntarenas, Carmelita y Santos, pero por la irregularidad de nuestro campeonato, es probable que puedan finalmente sobrevivir de la escasa renta acumulada.

[email protected]