Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Miércoles 6 Noviembre, 2013

Cuando era niño y me empezaron a interesar diferentes disciplinas deportivas, se me quedó pegado que al béisbol de las Grandes Ligas lo calificaban como “deporte organizado”.
Con el paso del tiempo me fue fácil comprobar el porqué.
Por ejemplo, ya los fiebres tenemos en nuestro poder el calendario de la temporada 14 y si estamos con vida, ya la “barrilla de amigos” sabemos que en la primera semana de agosto estaremos en el Yankee Stadium mirando la serie de tres juegos con los Indios.
Un plazo relevante se cumplió a la medianoche del lunes; a partir de ese minuto Robinson Canó, Jacoby Ellsbury y el resto del grupo talentoso de agentes libres llegaron al mercado para ser firmados por cualquier equipo de Grandes Ligas.
Canó, Ellsbury y otros 11 beisbolistas recibieron ofertas de $14,1 millones respectivamente por una sola temporada.
La cifra de $14,1 millones se determina al sacar el promedio de los mejores 125 jugadores mejor pagados de Grandes Ligas en la temporada de 2013 y se conoce como “oferta calificativa". Cada jugador tiene tiempo hasta el próximo lunes 11 para aceptar la oferta. Si la rechaza y firma con otro equipo, su organización anterior recibirá una selección del draft como compensación entre la primera y segunda rondas. Todo lo contrario, el equipo que firme a un agente libre que haya recibido una oferta calificativa, perderá su selección de primera ronda.
Mientras los mejores agentes libres han continuado exigiendo contratos récords en años recientes, los Medias Rojas eligieron otro camino en el invierno de 2012-2013. Boston firmó a jugadores cotizados pero no superestrellas, buscando ciertas personalidades por encima de grandes estadísticas. El premio fue un título de la Serie Mundial; otros equipos podrían imitar esa estrategia.
Ellsbury encabeza a los jardineros en el mercado, pero el coreano Shin-Shoo Choo, el boricua Carlos Beltrán, Curtis Granderson, el dominicano Nelson Cruz, Marlon Byrd y Corey Hart representan otras alternativas.
Habrá que observar el mercado de los lanzadores abridores. Ubaldo Jiménez y el japonés Hiroki Kuroda recibieron ofertas calificativas de sus respectivos clubes (Indios y Yankees). El quisqueyano Ervin Santana, su compatriota Bartolo Colón, Matt Garza y A.J. Burnett también están disponibles.
Detrás del plato, Brian McCann de los Bravos se perfila como la opción más fuerte entre los receptores.

[email protected]