Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Miércoles 24 Julio, 2013

Cabeza fría señores, cabeza fría.
Si los costarricenses van a opinar contra el trabajo de Jorge Luis Pinto siguiendo los criterios del director técnico y fanáticos del Herediano, estamos fritos.
Los seguidores del Team aborrecen a Pinto porque no alinea a ningún jugador de ese equipo. Ese es el argumento de fondo; de peso.
Como son campeones, en la Selección tiene que jugar uno o dos futbolistas de ese equipo y punto. Ahí termina el “análisis”.
Cabeza fría señores, cabeza fría.
Destituir a Pinto por los sucesos de la Copa Oro es un pensamiento que solo cabe en la cabeza de un fanático.
Fanáticos que opinan que si contra Honduras hubiera jugado Víctor Núñez en lugar de Jairo Arrieta, Costa Rica gana 4-1. No explica cómo hubiera hecho el “Mambo” para meter los goles. Simplemente los mete porque no es Saborío.
Cualquier costarricense amante del fútbol que se precie de serio, responsable y analítico, debería sentarse en un buen sofá y repasar los videos de los partidos de la Sele en Copa Oro frente a Estados Unidos y Honduras y luego sacar conclusiones.
Y tendrá en sus manos dos conclusiones: las negativas y las positivas. Si se deja llevar por las primeras, meterá primera marcha en su auto de rencor y arreciara contra el timonel de la Tricolor.
Repetirá como una lora: ¡es que es muy defensivo!
Entonces habrá que invitarlo a que repase de nuevo la formación de la Selección Nacional y comprobará que frente a los catrachos, es la primera vez en muchos juegos que Pinto sale con tres delanteros: Cunninghan, Saborío y Arrieta. ¿No era eso lo que exigían sus detractores?
Y de nada sirvió juntar a Álvaro con Jairo porque no metieron ni uno. Después de que Honduras hizo el 1-0, Costa Rica se apoderó del partido yo diría que de manera impresionante.
El balón se mantuvo más de media hora en zona defensiva de Honduras; el técnico nacional utilizó las estrategias posibles para abrir la muralla, primero con Yendrick, después con volantes creativos como Castillo y Osvaldo para “sacar” los candados catrachos y simplemente no se pudo.
No es cuestión de que entra “Mambo” y ganamos. No es así; el fútbol no es así; por favor señores. Se le hizo un partidazo de tú a tú a Estados Unidos y con Honduras simplemente la bola no quiso entrar.
Entonces: ¡Cómo se les ocurre echar al técnico cuando estamos a seis puntos del Mundial!
Cabeza fría señores, cabeza fría.

[email protected]