Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Jueves 18 Julio, 2013

Frente a los Estados Unidos no jugaron los tres titulares de la cintura de la Selección Nacional: Joel Campbell, Bryan Ruiz y Cristian Bolaños, pero no fue por eso que la Tricolor se sigue observando deficitaria en ofensiva. Cuando juegan ellos sucede casi lo mismo. También faltaron los defensas carrileros Cristian Gamboa y Bryan Oviedo, pero no se trata de eso.
Se trata de que el equipo de Jorge Luis Pinto se está luciendo y de verdad con su esquema defensivo, lo prueban más de 700 minutos sin recibir un gol, incluso frente a los estadounidenses se volvió a lucir la retaguardia nacional, bien parada, sólida, sabe a lo que juega; cuesta romperla, quebrarla y a nivel de Concacaf se puede afirmar sin ruborizarse que la estrategia de Pinto tiene visos de excelencia. Costa Rica juega muy bien en la mitad de territorio defensivo y se está luciendo sin meter el bus. Sencillamente, tantas horas de trabajo del entrenador en una zona por la que tiene preferencia, están dando frutos y resultados.
El problema y es grave, se presenta en la otra mitad.
La Selección Nacional, atacando, no presenta, ni por asomo, la misma planificación que defendiendo. Costa Rica sabe a lo que juega en defensa, pero no sabe a lo que juega en ataque y por eso duelen tanto, derrotas como esta última, porque al fin de cuentas, de nada o para nada sirvió tan excelente trabajo en retaguardia, para finalmente perder el partido, sin importar la forma en que se produjo el traspié.
Pinto debe buscar la fórmula para mejorar el ataque y trabajar en ella con el mismo fervor que desata en defensiva, para que Álvaro Saborío no se vea tan solo y tan aislado y en muchas oportunidades del juego, como lo señala Cristian Williams, más dedicado a labores de bloqueo defensivo, que de ver cómo mete los goles. La mayoría de los goles costarricenses son gestados en acciones a balón parado, de manera que hay que mejorar las ofensivas para atacar con ventaja numérica, con asociaciones, con futbolistas que sepan juntarse y también que nuestro entrenador se deje de carajadas y terquedades y ponga a jugar a los goleadores de nuestro campeonato. No puede ser que con esas carencias en ofensiva, un jugador como Víctor “Mambo” Núñez, goleador natural y nato siga sin tener una oportunidad.

[email protected]