Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Viernes 7 Junio, 2013

Nueva York.- De los últimos 12 partidos que los Indios de Cleveland han jugado contra los Yankees en Nueva York, han perdido 11 seguidos y como fanático de la Tribu, he tenido el “privilegio” de estar presente en esas 11 derrotas.
Masoquismo se llama esa figura, dirían en La Machaca.
Para variar, la tarde del pasado miércoles apenas me estaba sentando en el Yankee Stadium, al lado de Mauricio Céspedes, Renato Mirabelli, José Fabio Pérez, Santiago y Chicho Bonilla, me pasó una bola por encima de la cabeza, jonrón de Travis Hafner (exIndio ahora con los Mulos), que rebotó en el segundo piso del coliseo y los Bombarderos se pusieron arriba muy temprano 2-0.
Luego la sacó Brett Gardner con dos en base y los Yankees con CC. Sabathia en el montículo, montaron otra victoria frente a Cleveland, que no la ve con su papá neoyorquino. En la Gran Manzana los Indios son un completo desastre.
Para responder al final de mi Nota de ayer, pues resulta que en el juego del martes, la Tribu va perdiendo por una carrera en el octavo inning, ponen hombre en primera y segunda sin outs y el “manager” Terry Francona le ordenó a Nick Swisher que bateara libre en lugar de hacer un toque de sacrificio para que avanzaran los corredores. Error garrafal del piloto.
Swisher bateó una línea caliente al guante de la segunda base, quien completó la doble matanza sacando al corredor que estaba en segunda y que se fue a tercera con el batazo. Ahí murió la Tribu, porque llegó Mariano Rivera a cerrar el negocio.
Hoy salimos de Nueva York bien temprano, pretendemos estar en San José por la tarde para dar cobertura en la noche al juego entre Costa Rica y Honduras, crucial, determinante y decisivo para sobrevivir en la hexagonal. Un empate con los catrachos resultaría negativo y una derrota, catastrófica.
Aunque todos los ticos deseamos goles tempraneros y los quiere también Víctor Núñez, según lo expresó; bienvenidos si llegan, pero es probable que estemos en puertas de otro juego al mejor estilo de Pinto, sufrido, estresado, apretado, de comer uñas y dedos, de marcador mínimo, esperamos eso sí favorable a la Tricolor.
En la hexagonal lo relevante es sumar y no la cantidad de goles que se metan en determinado partido. Una victoria esta noche, nos permite, y esta es una opinión muy personal, darnos el lujo de perder el martes en México, siempre y cuando derrotemos a Panamá en casa en el siguiente compromiso. Así lo visualizamos.

[email protected]