Logo La República

Sábado, 23 de octubre de 2021



NOTA DE TANO


Nota de Tano

Gaetano Pandolfo gpandolfo@larepublica.net | Sábado 26 enero, 2013

Gaetano Pandolfo

Jugando su mejor partido de la UNCAF, la Selección Nacional derrotó 1-0 a su similar de El Salvador y como lo adelantaron los pronósticos, jugará la final contra la otra “potencia” del área, Honduras este domingo.

Con su formación estelar inscrita para esta competencia, Costa Rica levantó su accionar, le metió ritmo al partido y lo dominó de principio a fin, frente a un joven equipo cuscatleco que sostuvo, contragolpeó y apenas se abrió después de recibir el gol en contra, una anotación bellamente elaborada en la que participaron en ataque Randall Brenes y Osvaldo Rodríguez, con centro al segundo palo del santista que cerró a los cordeles, Rodney Wallace, quien acababa de ingresar al campo en lugar de Jairo Arrieta.

De nuevo se lució la zona preferida del técnico Pinto, la ordenada retaguardia donde los dos centrales, González y Umaña, bien colocados, cortaron servicios largos de los laterales contrarios, García y Monteagudo que buscaban los cierres de los arietes, Blanco y Burgos. Por cierto que el primero, minutos antes del gol criollo, por poco y sorprende a Pemberton con un remate distante, seco y sorpresivo que el manudo envió al tiro de esquina.

La solidez defensiva dio oportunidad a que Celso Borges y Osvaldo Rodríguez se dedicaran más a construir que a cortar fútbol y desde luego que el primero, con más horas cancha impuso una serenidad que le hizo mucha falta al talentoso volante del Santos, un futbolista al que hay que darle recorrido y que don Jorge Luis ha sabido valorar a pesar de que le ha pesado el uniforme.

Osvaldo, a pesar de sus ansias y precipitaciones, ha sido un rostro refrescante en el torneo, lo mismo que Ariel, este, con más bagaje en su espalda.

Importantísimo el trabajo táctico y sacrificado de Álvaro Saborío, recipiente de patadas y codazos que limitarían a otros futbolistas de menor fuelle y sangre, pero no a este gladiador que chocando y pivoteando permitió que sus escoltas, Chiqui Brenes y Jairo Arrieta, sobre todo el primero jugaran un muy buen cotejo.

Lástima que el técnico varió de criterio después del gol de Wallace y cambió el ingreso de Lagos por el de Salazar; decisiones tácticas que dejan mal sabor de boca, sobre todo que de nuevo casi nos empatan en el cierre (Guatemala lo hizo), de no ser el vuelo de águila de Patrick ante la hermosa “chilena” de Burgos.

La final esperada se dio y Honduras y Costa Rica cerrarán la modesta competencia.


NOTAS ANTERIORES








© 2021 Republica Media Group todos los derechos reservados.