Logo La República

Miércoles, 20 de octubre de 2021



NOTA DE TANO


Nota de Tano

Gaetano Pandolfo gpandolfo@larepublica.net | Viernes 25 enero, 2013

Gaetano Pandolfo

Como el Saprissa no levanta cabeza y por ahora sigue sin ganar en casa, un territorio que sus jugadores dijeron que harían respetar y que ahí nadie les ganaría un juego, se presentan diferentes reacciones de los seguidores morados que buscan los puntos débiles del equipo.

Hay fanáticos que no respaldan el trabajo de Donny Grant; la mayoría de aficionados del equipo de Tibás le atribuyen las mayores cargas de responsabilidad a la zona de retaguardia y hacen énfasis en que Saprissa tiene un cráter en el sector izquierdo.

Se hace evidente de que en el equipo se presenta un exceso de mediocampistas, al punto de que en el juego ante Belén, José Carlos Cancela, que se suponía inamovible en un puesto al que llegó para hacerse cargo del timón morado en lugar de Walter Centeno, fue enviado a los graderíos.

“Fue un tema meramente táctico; tenemos varios jugadores en la posición de Cancela”, dijo después del partido el técnico González.

Y tiene razón el estratega; en los previos del campeonato cuando analizamos al Saprissa, sacamos un equipo completo de once jugadores, todos de características similares que juegan en el mediocampo. Si bien es cierto cedieron a Mauricio Castillo al Cartaginés y a Fernando Paniagua a Santos, quedan todavía muchos jugadores de juego similar al de Cancela, al de los dos Cordero, al de Madrigal, Vega y otros.

En esta Nota creemos que el punto más débil del Saprissa se concentra en su línea de ataque; hace muchas temporadas que los morados no presentan, no digamos una tripleta ofensiva, sino un binomio de ataque respetable. No estamos pidiendo parejas como Evaristo Coronado y Guillermo Guardia o Hernán Medford y Rolando Fonseca, pero sí una delantera de peso que no se remita a un solo futbolista por el centro, ninguno con la potencia y características de un Álvaro Saborío.

Queda la impresión de que la dirigencia morada se limitó en zona de artillería a cambiar a Jorge Alejandro Castro por Cristian Lagos, o sea, una variante hombre por hombre que no altera el planteamiento de marca de los rivales.

Para que al Saprissa lo respeten, el equipo necesita un socio para Lagos con condiciones de legítimo ariete y no necesariamente ese tipo de jugador que se llama volante de llegada, como Colindres, Madrigal, los Cordero, más constructores que definidores. Tampoco parece ser Ariel Rodríguez la solución.


NOTAS ANTERIORES








© 2021 Republica Media Group todos los derechos reservados.