Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Lunes 15 Octubre, 2007

Nota de Tano

Gaetano Pandolfo

En su oportunidad fuimos muy enfáticos en responsabilizar a la Comisión de Selecciones Nacionales de turno, por el estrepitoso fracaso de la Selección Nacional en el mundial de Alemania.
Lo peor que le puede suceder a un director técnico es navegar soberbio y solitario, en un mar que no cuenta con pesos y contrapesos.
Trabajar sin controles no es correcto.
Siempre es saludable que los del entorno que tengan poder de decisión, aconsejen, señalen y desde luego, rechacen.
Alexandre Guimarares hizo y deshizo a su antojo en su proceso; quienes trabajaron a su alrededor, sus superiores jerárquicos y los otros mandos, solamente se preocuparon por conocer el país que conocerían o en el que repetirían en el siguiente viaje al exterior, tiquete gratuito que les concedía el puesto que ocupaban, la mayoría sin mayores merecimientos.
Fogueos en el extranjero inconvenientes pero bien vendidos por el patrono; concentraciones inapropiadas para complacer patrocinios; monopolio absoluto de decisiones técnicas; convocatorias de futbolistas sin ninguna objeción y otros detalles relevantes, donde partes que se debieron involucrar prefirieron no intervenir, fueron moneda corriente en el camino a las tres derrotas en Alemania.
Decenas de dirigentes pecaron por cálculo y omisión.
Nos preocupa que ahora con Hernán Medford, en algunas situaciones esté sucediendo lo mismo.
Si bien es cierto el cuerpo técnico de la tricolor debe tener libertad absoluta a la hora de convocar a los futbolistas que van a jugar con la Selección y nadie de otra instancia, mucho menos administrativa, debe meter sus narices en una decisión que es tajantemente técnica y hasta táctica, eso no quiere decir que por ejemplo, los miembros de la Federación de Fútbol no puedan interpelar, aconsejar o preguntar a Hernán Medford sobre lo que está pasando.
Decimos esto porque no creo que haya nadie, con excepción de Medford, Tulvovitz y Ramírez que entiendan lo que está sucediendo con el equipo de todos.
Se ha dado una convocatoria masiva de futbolistas para los diferentes partidos de fogueo que, si bien es cierto se debe respetar el criterio técnico del entrenador, nos parece que es hora de que los jefes de don Hernán, se sienten a conversar respetuosamente con el cuerpo técnico para saber de la ruta que se persigue.
Siempre he sido del criterio de que el cuerpo técnico de un seleccionado goza de total autonomía para convocatorias y alineaciones de jugadores, pero está obligado a informar de las decisiones que toma a sus superiores, a los que le pagan y al pueblo que lo sigue e idolatra.
Este menjunje que decide don Hernán y que ha llevado a la Selección Nacional a más de 65 jugadores, merece ser explicado a alguien y alguien debería preocuparse por eso, y no vemos otra solución que Medford y el señor Eduardo Li, empiecen a sentarse y a conversar.

[email protected]