Logo La República

Sábado, 17 de agosto de 2019



NOTA DE TANO


NOTA TANO

Gaetano Pandolfo [email protected] | Lunes 22 junio, 2009




El tal “Grupo de la Muerte” resultó un paseo completo para la selección de Brasil, que de tres en tres goles fue liquidando a sus rivales: 3-2 a Egipto; 3-0 a Estados Unidos y 3-0 a Italia, una demostración de fiesta, juego bonito y poderío para complacencia de sus millones de seguidores en todo el planeta.
Ayer, de nuevo el fútbol bello aplastó al feo: el ofensivo arrolló al defensivo: el fantasioso le pasó por encima al huraño.
La escuela de fútbol que gusta, goleó a la escuela de fútbol que disgusta y es este punto específico el que se debe entender y comprender: Brasil tiene una escuela, pero Italia tiene otra y bien lo dijo Gianluigi Buffon: no esperen nunca que Italia juegue como España, y tampoco, agregamos nosotros, como Brasil.
Para los italianos, el partido de ayer fue un martirio y personalmente padecí en la acción del segundo gol brasileño —una obra de arte pintada por sus “Dalís”, Fabiano, Kaká y Robinho y plasmada en la red por el propio Luis Fabiano—, del trauma imborrable que nos trae a la memoria aquel cuarto gol de Brasil en México 70, de características similares.
Allá, rompieron la zaga italiana en baile memorable Jair, Rivelino, Tostao, Pelé: ayer fueron los nuevos bailarines los que sacudieron la retaguardia “azzurra”, lerda y en picada, trepada en el tobogán en que descienden las carreras brillantes, por ejemplo de Zambrotta y Cannavaro; este en caída libre ya retratada en Madrid.
Tuvo suerte Brasil en su primer partido contra Egipto; luego, sembró de goles los huertos de estadounidenses e italianos para cerrar perfecto su participación en la fase inicial de esta Copa Confederaciones, tan extraña como el Mundial de Clubes, porque la FIFA, en su afán de democratizar el fútbol es capaz de planificar una competencia a la que llegan a semifinales, dos potencias del fútbol como España y Brasil, a enfrentar dos representaciones que están a miles de metros de distancia en capacidad, como Sudáfrica y Estados Unidos.
Semifinales tan disparejas cuesta asimilarlas: España contra Estados Unidos; Brasil frente a Sudáfrica.
¿Y adónde están Alemania, Argentina, Inglaterra, Holanda, Nigeria, Francia y otros?
Bueno, cuando ganen su respectiva Confederación podrán jugar en estas instancias, mientras, a ver los juegos por la televisión. Por cierto, la representación de Concacaf, Estados Unidos se reivindicó en su última presentación y arrolló a los sorpresivos favoritos egipcios, con un 3-0 que dio una espectacular voltereta a la clasificación del grupo B, y el hecho de que los estadounidenses estén en semifinales, desde luego da crédito al fútbol de esta zona, dominada hoy por una pequeña y tricolor nación centroamericana de nombre Costa Rica, que aspira, precisamente, en suceder a Estados Unidos en esta misma competencia.

[email protected]