Logo La República

Martes, 13 de noviembre de 2018



NOTA DE TANO


Nota de Tano: Cuando la sangre esconde el reglamento

Gaetano Pandolfo [email protected] | Miércoles 18 abril, 2018


Cuando la sangre esconde el reglamento

En la Nota de Tano del pasado lunes, comenté la acción sancionada como penal por el árbitro inglés, Michel Oliver, que dejó al Real Madrid con vida en la Champions.
Luego de anunciar que formé parte de la asociación de reclamadores de la jugada, integrada por miles de personas que no vieron falta en la acción de Benatia sobre Lucas Vázquez, me atreví a escribir lo siguiente antes de viajar directamente a la horca.
¡Ese penal, aunque fuera penal no se pita!
Y desde luego que se me vino el mundo encima, porque nadie le entró al asunto por la arista del sentimiento, sino por el reglamento.
Decir lo que Tano escribió es una solemne estupidez, tan estúpida como pedir que no se sancione una falta de penal, porque al juego solo le restan 30 segundos.
De la andana de insultos que recibí, solo una persona entendió el mensaje afincado en el dolor de mi sangre. No escribí como periodista deportivo; escribí como italiano al que le hirvió su sangre por ese despojo, sentenciado en una jugada que en millones de millones de ocasiones similares se ha dejado pasar sin sanción. Me decían algunos de los que opinaron, que quién sabe si el árbitro inglés se atreve a pitar penal en la otra área en acción similar en el minuto 93.
A la Juventus le arrebataron salvajemente una hazaña y la sangre se calentó y dijo con la pluma lo que sintió.
Comprendo, entiendo y acepto que en pocas columnas he escrito tantas tonteras, nacidas del corazón y no de las leyes, pero sentí todas las ganas de que los costarricenses pudieran comprender la furia de Buffon. Quise escribir una crónica del entorno, pero no fui comprendido. Fui acribillado.
Y ya que estamos hablando de estupideces, algunos de quienes me insultaron me calificaron de barcelonista, equipo por el que no siento la mínima simpatía.
Quienes siguen mis notas saben que el equipo de mis amores en España es el Osasuna de Pamplona y en primera división, el Atlético de Madrid.
Lástima que aún anunciando uno que va a opinar de algo “para que le den”, porque es consciente de que “va a meter la pata”, quienes te dan lo hagan de forma tan vulgar, con contadísimas excepciones.
Qué hermoso sería encontrar en la réplica argumentos bien fundamentados, bien escritos y decentes, pero qué va.
Lo que natura no da, Salamanca no lo presta.
[email protected]