Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Jueves 3 Agosto, 2017

Yanquis y Dodgers se reforzaron para la recta final

El 31 de julio se cerró la fecha que tienen los gerentes de los 30 equipos de Grandes Ligas para realizar canjes libres.
Dos de las franquicias con mayor número de seguidores en nuestro país, los Yanquis de Nueva York y Dodgers de Los Ángeles sacaron la mayor ganancia.
Esta temporada el mercado careció de firmas espectaculares que estremecen el mercado, pero sí cotizó muy alto a los lanzadores relevistas.
Dos de los jugadores más deseados, los abridores derechos Sonny Gray y Yu Darvish, no se mudaron hasta minutos antes de expirar el plazo.
Los Yanquis adquirieron a Gray de los Atléticos de Oakland para reforzar su rotación, que ya perdió por el resto de la temporada al dominicano Michael Pineda, para encarar la recta final de la temporada.
Una semana antes, Nueva York apuntaló su bullpen con los derechos Tommy Kahnle y David Robertson y, de paso, en el paquete llegado de los Medias Blancas de Chicago, vino Todd Frazier, un antesalista jonronero de los Rojos hace tres campañas.
En la misma cuerda tocaron los Dodgers, al recibir al japonés Darvish de los Vigilantes de Texas, además de dos apagafuegos, Tony Watson, de los Piratas de Pittsburgh, y Tony Cingrani, de los Rojos de Cincinnati.
Los Nacionales de Washington resolvieron su mayor problema al recibir al cerrador Brandon Kintzler de unos Mellizos de Minnesota que tiraron la toalla después de una muy buena mitad.
Otros que reforzaron su staff de relevo fueron los Cachorros de Chicago, en medio de su mejor momento de la campaña, tras una primera mitad de récord negativo.
Por eso llegó de los Tigres de Detroit, Álex Wilson, quien se ocupará de prepararle el camino al cerrador Wade Davis. Con Wilson vino en el paquete el cátcher Álex Ávila.
Los Astros de Houston mejoraron su picheo abridor con la llegada desde Toronto del zurdo dominicano Francisco Liriano.

Los Mets de Nueva York enviaron al apagafuegos Addison Reed a los Medias Rojas de Boston.
Y mientras tanto, nadie se arriesgó a hipotecar su futuro para obtener a Zach Britton de los Orioles de Baltimore.
Britton, quien lleva 57 rescates seguidos y no desperdicia una oportunidad de salvamento desde setiembre de 2015, vale un potosí, pero nadie quiere desprenderse de sus mejores prospectos por un hombre elegible para un arbitraje en el que pedirá plata a manos llenas y que será agente libre un año más tarde.

[email protected]