Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Sábado 12 Noviembre, 2016

Argentina se derrumba en eliminatoria suramericana

No pudo tener regreso más frustrante a la selección argentina su astro Lionel Messi, que enfrentar a Brasil y por consiguiente a su compañero de club en el Barcelona, Neymar y terminar aplastado por los verde amarillos 3-0 en la eliminatoria mundialista suramericana.

Esta ronda eliminatoria en el cono sur es la de la muerte; no se disputa otra más complicada y difícil en el planeta y después de 11 fechas que son bastantes, solo Brasil y Uruguay lucen sólidos y consolidados en la terraza del escalafón, mientras que un grueso de seis seleccionados se encuentran separados únicamente por cuatro puntos.
La eliminatoria suramericana clasifica a cuatro selecciones en viaje directo al Mundial Rusia 18 y la quinta disputa el repechaje. Es difícil que Brasil y Uruguay se derrumben, de manera que quedan dos espacios directos y el quinto que ofrece una nueva oportunidad. Lo dramático es que entre Colombia que es tercera con 18 puntos y Perú que es octavo con 14 unidades, están dentro del paquete Ecuador y Chile con 17, Argentina 16 y Paraguay 15. Sobran entonces las combinaciones de resultados para que la apretada clasificación se transforme. Una victoria de un equipo combinada con la derrota de otro y la tabla da vuelta espectacularmente. Ya vimos en la fecha del jueves cómo Perú que estaba en “la calle”, golea en Asunción a Paraguay 4-1 y se mete en la pelea, de la que están separados los seleccionados de Venezuela y Bolivia hundidos en la clasificación y prácticamente sin chances de sobrevivencia.
Retornando al clásico del área, Brasil con su nuevo técnico Tite se dio un paseo en Belo Horizonte y le clavó tres goles al portero Romero, uno de ellos de Neymar que se vio fresco y lúcido en el ataque local, lo contrario a un Messi de tonos grises, que arrastra en su zurda de oro ese enigma que tiene tan confundidos a los analistas del fútbol en el mundo, de por qué se presenta con dos rostros tan diferentes en los escenarios: inmenso con el Barcelona; uno más con Argentina.
En la liga española y recientemente sin Iniesta y Xavi a sus espaldas por razones de todos conocidas, gana juegos hasta solo y en cambio con el seleccionado de su patria simple y llanamente es uno más del confundido y alicaído equipo que ahora dirige Javier Bauza, un técnico que le prometió a su pueblo la Copa del Mundo en Rusia y que a como van las cosas, podría ser que la Argentina ni asista.