Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Sábado 22 Octubre, 2016

El campeonato mayor de fútbol no es competitivo

El campeonato mayor de fútbol costarricense no es competitivo y los equipos que los ganan, casi que caminando, pagan las consecuencias en la Liga de Campeones de Concacaf.

Similar al caso de la Liga de España que usualmente es asunto de tres: Barcelona, Real Madrid y Atlético de Madrid, en Costa Rica la corona está destinada también a tres equipos: Herediano, Saprissa y Alajuelense, con algún inesperado intruso como Uruguay de Coronado, Puntarenas, Brujas y Liberia cada muerte de obispo.
No importa la forma o el sistema como se juegue el campeonato en Costa Rica, torneos largos o cortos, a dos o cuatro vueltas, cuadrangulares finales o muerte súbita, al final de cuentas los que se clasifican son los tres grandes, alguno que otro mete sustos de vez en cuando como lo hace hoy el Cartaginés, pero la copa de campeón viaja a las vitrinas de los grandes.
En el campeonato costarricense tres equipos compiten, quizá cuatro, y ocho vegetan; tres juegan para campeonizar y nueve para no descender, entonces en los juegos entre grandes y chicos falta competencia, rivalidad, presión, angustia para que el poderoso tenga que poner mucho fútbol en el asador si desea lograr el triunfo.
En España vimos el pasado fin de semana como los tres grandes aplastaron a sus rivales de turno con goleadas estrepitosas de 7-1, 6-1, 4-0, marcadores escandalosos que se han repetido en el campeonato nacional. ¿Cuántos goles le clavó Saprissa a Limón?
Entonces, a falta de competencia en el campeonato criollo, cuando llegan las grandes citas en la Concachampions, nuestros representantes tocan techo, normalmente son eliminados por rivales mexicanos o estadounidenses, se dan aisladas excepciones pero a la hora de esas confrontaciones el aficionado nota la enorme diferencia de los “futboles” de México y Estados Unidos con el nuestro.
Sobre todo los millonarios clubes mexicanos nos liquidan con suma facilidad, incluso con formaciones alternas que hacen descansar a sus figuras consagradas como ya lo hace costumbre Tigres con Herediano. Ahora… ¿por qué a nivel de selecciones nacionales no se marca esta diferencia? La respuesta es muy simple: por los legionarios ticos que sí compiten en ligas de primer nivel y con rivales que obligan al alto rendimiento y la alta competencia.