Logo La República

Domingo, 25 de agosto de 2019



NOTA DE TANO


NOTA DE TANO

Gaetano Pandolfo [email protected] | Miércoles 10 junio, 2009



NOTA DE TANO


Pasan los días, meses, años; pasan los gobiernos y no deja de sorprender, negativamente desde luego, que el deporte no sea tema para absolutamente nada en la agenda de los políticos.
Es más, no es tema de debate.
Analistas, periodistas, publicistas, los ideólogos o expertos en mercadotecnia, jamás incluyen el tema específico del deporte en la agenda. Para los políticos, el deporte es un sobro en la discusión.
Sonrío, para no llorar, cuando repaso las agendas de los debates de los candidatos a la presidencia de la República, tan de moda por estos días y que van a aumentar antes de febrero próximo y no entiendo, ni comprendo y desde luego, no acepto, la ignorancia que conlleva hablar de drogas y de salud, excluyendo al deporte, dejando de lado la promoción del deporte, cuya práctica masiva, no solo aleja del consumo de drogas, sino que es elemento fundamental y vital para tener una vida más saludable.
Se nos va la vida discutiendo de tratados comerciales, crisis, sube y baja del dólar, el discurso de Obama en Oriente, violencia, inseguridad, la corbata roja de Hugo Chávez, la muerte de Fidel que nos anuncia Montaner desde 1961; incluso, un vecino de columna, con apellido de fresco, sin sonrojo escribió sobre el vertiginoso descenso del patético gobierno de Oscar Arias, casi el mismo día en que el gobernante rompía marcas de apoyo popular y el mundo se rendía a sus pies tras su discurso en Trinidad y Tobago en cónclave de OEA.
¿Quién será el patético?
… ¿Y el deporte?
El gobierno de Arias ha sido generoso con la promoción del deporte; ha sido masiva la ayuda para su práctica, pero sigue siendo insuficiente.
El deporte no es tema prioritario en los gobiernos costarricenses, ni se incluye en la agenda de ninguno de los actuales candidatos a la presidencia de la República.
El porqué, no se entiende.
Por ejemplo, resulta incomprensible la indiferencia de las autoridades anteriores y actuales de la Caja de Seguro Social en el tema del deporte; a pesar de la contundencia de los resultados diarios que rebotan en los escritorios de sus altos funcionarios, no existe, ni ningún candidato incluye en su programa de gobierno, una política definida y actualizada para que el Seguro Social invierta en la promoción del deporte y corte de tajo los millones de millones de colones que gasta, atendiendo problemas de salud y enfermedades que nacen y se engendran por la falta de practicar deportes.
Ni Otón, ni Laura, ni Otto, ni Rafael Angel, nadie anuncia planes y proyectos que pongan a caminar a los niños y adolescentes costarricenses por canchas, gimnasios, pistas, estadios, en lugar de cantinas, computadoras, bares, drogas y asaltos.
¿Cómo el ICT se convirtió en ministerio y por qué el Icoder no sigue el mismo camino?, es pregunta sin respuesta, a pesar de tanto canto de sirena.

[email protected]