Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Martes 12 Mayo, 2009



Las cuatro nóminas más potentes y poderosas del campeonato se clasificaron para las semifinales: nadie pone en duda que Saprissa, Brujas, Liberia Mía y Herediano cuentan con los planteles mejor formados del fútbol nacional, y aunque durante el desarrollo de la temporada, no hayan jugado, algunas de estas planillas el mejor fútbol del torneo, en nombres y presupuestos son las mejor conformadas del certamen.
¿Dará el actual entorno del fútbol criollo, oportunidad a romper la rutina?
¿De los tres eventuales rivales que puede tener el Saprissa en estas instancias, habrá alguno capaz de sacarlo del mapa?
¿Se romperá el encanto y tendremos nuevo monarca?
¿Coronaremos un hexacampeón en forma consecutiva que es lo que la mayoría cree?
Por nómina, estrictamente por nómina, cualquiera de los posibles tres rivales del Saprissa está en capacidad de vencerlo.
Pero, para doblegar a los morados, se requiere muchísimo más que alinear en la acera de enfrente a porteros como Adrián De Lemos o Alvaro Mesén; defensores como Harold Wallace, Mauricio Solís, Keylor Soto, Leonardo González o Robert Arias.
Mediocampistas como Félix Montoya, Willy Eras, Danny Fonseca, Cristian Blanco, Josimar Arias, Pablo Brenes, José Carlos Cancela o Paolo Jiménez.
Puede que no alcance el ataque de William Sunsing, Minor Díaz, Ricardo Steer, Daniel Jiménez, Leandrinho, Andy Furtado y Andy Herron.
Para doblegar a los favoritos morados, más que nómina y nombres se ocupa actitud; urge una nueva mentalidad; se requiere que los directores técnicos involucrados en esta danza: Mauricio Wright, Alain Gayhardy y Ronald Mora no pierdan los partidos de sus dirigidos antes de jugarlos.
Liberia Mía el primer rival y después, hipotéticamente, hechiceros o florenses, no deberían perder sus partidos contra el Saprissa en los vestuarios, planificando estrategias con la mente en la derrota y sin creérsela, de verdad, que ellos pueden y tienen con qué doblar a los discípulos de Jeaustin Campos.
Por ejemplo, y lo citamos porque lo analizamos el pasado domingo, el Herediano jamás va a derrotar al Saprissa, si Macho Mora lo enfrenta con la misma actitud que los florenses mostraron en su patio ante Ramonense.
Mora estuvo los 94 minutos, mucho más atento a que su equipo no se partiera; lo vimos más de una vez, “parando” a sus volantes para que no se fueran alegremente al ataque y se quebrara la doble línea de cuatro en defensa y cintura.
Se debe respetar la estrategia del Macho; sus variantes en el juego fueron efectivas; Angulo y Sánchez guiaron al Herediano a la clasificación, pero, mi querido amigo, jugando así no se derrota al Saprissa.
Un consejo a Mauricio, don Alain y Macho: si quieren derrotar al Saprissa, irrespétenlo en el único escenario donde esto es válido: la cancha.

[email protected]