Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Miércoles 7 Enero, 2009

NOTA DE TANO


Me sigue convenciendo Rodrigo Kenton con sus convocatorias.
Este ha sido el punto más fuerte en su favor desde que asumió funciones como técnico de la Selección Nacional y personalizo la opinión, porque cada costarricense escribe su propia lista de seleccionados, hago la mía y coincido mucho con el estratega de la tricolor. Debe ser por eso que me agrada.


Ahora para la UNCAF convocó a un futbolista por el que hemos casi suplicado que lo llamen a la “Sele”, oídos sordos para los entrenadores que antecedieron a Kenton.
Nos referimos a Roberto Segura, hoy defensor izquierdo de Pérez Zeledón, con cuyo fútbol nos ilusionamos desde el primer día que lo vimos jugar, sentados nosotros en la pequeña gradería de madera del estadio Carlos Alvarado, a pocos metros donde el espigado carrilero defendía los colores del equipo anfitrión, Carmelita.
Alto, potente, inteligente, técnico, zurdo, algo vital para un defensor izquierdo, me agradó como cortaba la pelota y de inmediato subía con ella, en procura de generar fútbol ofensivo para su equipo.
Desde un inicio se nos pareció muchísimo a Ricardo Chacón, aquel inolvidable número 13 del Alajuelense, un gancho sacándole la bola de los pies al rival de turno y de inmediato, subiendo con balón dominado en procura de asociaciones ofensivas.
A todos los que nos gusta el fútbol, nos agradan los defensores que antes de dialogar con los graderíos, reventando la bola solo por afán de reventarla, salen de sus embrollos defensivos, creando fútbol. En esto, Luis Antonio Marín fue un maestro.
Los viejos del barrio recordamos a Catato Cordero con sus cortes exquisitos y de inmediato, buscar a Tulio, a Marvin o a Murillito para poner al Saprissa de los 50 en acción ofensiva. Magús Brenes en el Cartaginés, Edgar Zúñiga con la Liga y tantos y tantos más sentaron cátedra en ese sentido.
Carmelita no pudo sostener a Segura, quien fichó por Brujas, ese extraño equipo de Mauricio Wright, donde es difícil consolidarse como titular por tantas variantes que gusta hacer su técnico para cada partido. En Brujas cuesta un mundo ser titular y sentimos que Roberto arribó al club equivocado.
Para el Invierno 2008 emigró al Valle y Carlos Restrepo sí, con mucho ojo le otorgó al larguirucho Segura credencial de titular en la retaguardia guerrera, al lado de Luis Venegas, Freddy Fernández y Rodrigo Salomón y en Pérez Zeledón, el zaguero halló la vitrina ideal para mostrarse, fue seguido por el cuerpo técnico de la tricolor y ahora está listo para ganarse un cupo en la UNCAF.
¡Qué va!
Kenton no es “maje”; la prensa pide a Luis Peña, a Alvaro Sánchez y el técnico complace; inteligente, como Badú, sabe que un técnico con buena prensa entra ganando, tema que entendió Tulbovitz, no Medford en el proceso anterior, de ahí las diferentes consecuencias.

[email protected]