Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Lunes 5 Enero, 2009

NOTA DE TANO


La lógica usted la puede mover para todo lado y acomodársela a su conveniencia.
El vaticinio público que dio Bora Milutinovic y que “condenó” a Costa Rica a jugar el repechaje en la eliminatoria hacia el Mundial en Sudáfrica, es lógico.


Es más, si Tano fuese consecuente con sus opiniones al través de los últimos años, debería respaldarlo.
Estados Unidos de primero; México segundo y Honduras tercero. Costa Rica de cuarto en ruta a Suramérica.
¿Por qué?
Porque en esta Nota, a cada rato escribimos que el fútbol hondureño es mejor que el costarricense y lo seguimos creyendo, a pesar de los últimos resultados interselecciones, más favorables a los nuestros.
Si se sostiene que el fútbol catracho es mejor que el costarricense, no tiene más remedio que respaldar el criterio del gitano Bora, desde luego que expresado con mucho de diplomacia pues lo dio en Tegucigalpa, de cara a la prensa anfitriona.
La lógica dicta que el fútbol práctico de los estadounidenses domina el área; muy pocos, salvo los periodistas deportivos aztecas, francotiradores apuntados a la cabeza de Ericsson, ven a México fuera del Mundial y varios, no solo uno, de los mejores futbolistas catrachos se lucen y juegan en el fútbol del primer mundo europeo.
Acabamos de leer, antes del 31 de diciembre, nada más y nada menos que a la “Pantera”, portuguesa, Eusebio, colmar de elogios el fútbol del ariete catracho, David Suazo en el Benfica de Quique Flores, donde juega a préstamo cedido por el Inter de Milán (repasen qué clase de equipos).
Entonces, que Milutinovic, ya sea que lo analizó seriamente o lo dijo para quedar bien con sus anfitriones, le haya dado a Honduras el tercer lugar de la hexagonal y a Costa Rica el repechaje, no es un atentado a la lógica.
Todo lo contrario —y no tanto por quien lo dijo, trotamundos y diplomático al fin de cuentas—, el veredicto del serbio debe ser plataforma de desafío para Rodrigo Kenton y el cuerpo técnico de la Selección Nacional para que trabajen sobre aspectos globales que puedan hacer cambiar la apreciación.
Es hora que los estrategas de Concacaf planifiquen en los entrenamientos la forma de romper el fútbol tan simple, tan práctico y tan sencillo de los estadounidenses.
Algo hay que trabajar en la pizarra y en el zacate, para que esta Selección deje de ganar aportando tan poco al espectáculo. No puede que con cuatro o cinco jugadas planificadas de antemano, lleguen tan lejos.
México fue un desastre en la cuadrangular y el entorno tan desfavorable al sueco, puede pesar.
Honduras tiene un poderoso enemigo: Honduras.
Trabajando sobre esas y otras grietas de los rivales, Costa Rica se puede filtrar, amparado y bien parado también con el antecedente de su cuadrangular perfecta. Esto, como el año, apenas comienza.

[email protected]