Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Martes 30 Septiembre, 2008

NOTA DE TANO


Liga Deportiva Alajuelense pagará los platos rotos, dijeron los del Saprissa después de ser goleados por el Cruz Azul, aunque luego rectificaron la versión.
Bueno.
No fue la Liga la que finalmente pagó los platos rotos.
Fue Giancarlo González.
Al joven defensor central rojinegro se le pegaron todas las pulgas del clásico, diríamos que injustamente si repasamos las acciones del partido durante los 36 minutos que estuvo en la cancha.
La Liga empezó con línea de tres en defensa: González, Montero y Dawson, y un par de carrileros: Sills por la derecha y Castro por la izquierda.
Saprissa jugó con dos puntas: Solís y Alpízar.
Normalmente cada central va por una punta: González-Alpízar y Dawson-Solís, pero en el Saprissa no se da esa normalidad porque todos sabemos y lo hemos visto decenas de partidos, que Alejandro Alpízar se recuesta por el sector izquierdo del ataque y se retrasa. Viéndolo de otro modo, Alpízar se alejó de los predios de Giancarlo y se metió de precarista en los terrenos de Juan Ignacio Sills.
Si el técnico de la Liga hubiera reaccionado temprano, seca a Alpízar con Pablo Herrera y Sills, porque fue entre ellos dos que se instaló Alejandro. Giancarlo no podía ir a buscarlo a muchos metros de distancia.
El cráter en la retaguardia manuda por el sector derecho nació en la zona de Sills y Herrera; no en la de González y fue en ese sector donde el Saprissa provocó varios tiros de esquina y uno de ellos les dio el primer gol.
Si bien es cierto su anotador, Celso Borges le ganó el salto a González o más bien, cabeceó detrás de Giancarlo, para muchos, el responsable de la anotación fue el portero Wardy Alfaro que se quedó estático en su línea, cuando bien pudo salir al encuentro de la pelota para mínimo puñetearla u obligar a los morados a una carga.
En el segundo gol del Saprissa, también le cargan la responsabilidad al novel zaguero, después de que Alpízar remata de cabeza a sus espaldas.
Pero, pregunto.
¿Dónde estaba Sills en esa jugada?
¿Fue solo culpa de González el que Alejandro rematara libremente?
En todo caso, después del 2-0, Popeye ordenó su primera variante, sacó a Giancarlo, metió a Argenis Fernández y la Liga pasó a jugar línea de cuatro.
Digamos que la defensa se reordenó pero en la cintura de la alineación no se dio ninguna variante. Los volantes de marca, Oviedo y Rodríguez, calmos y pasivos, perdían sus batallas tácticas individuales ante Borges y Centeno respectivamente, Pablo Herrera siguió escondido por el sector derecho y Argenis hizo lo propio por el izquierdo.
¿Qué pretendía don Marcelo al mantener a sus enlaces, Herrera y Argenis tan abiertos?
¿Que entrara por el centro, quién?
Agréguele un binomio de ataque disparejo, prácticamente nuevo (Guardia-Gabriels) y un Saprissa con una alineación titular de lujo donde no faltó nadie y saca las consecuencias.

[email protected]