Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Viernes 12 Septiembre, 2008

Nota de Tano


Rodrigo Kenton ha dirigido muchos entrenamientos menos que el cuerpo técnico anterior, pero la Selección Nacional luce más acoplada, con mejores actitud y aptitud, pero sobre todo con una capacidad de respuesta mental muy evidente en comparación con la anterior “era” y el récord que rompió de partidos sin ganar.
No es que en estos tres partidos eliminatorios, en los que prácticamente se amarró la clasificación a la hexagonal final de Concacaf con tres victorias en fila todo haya sido un dechado de virtudes, porque la tricolor ha caído en baches notorios que rivales flojos han aprovechado para encimar y crear cierto peligro.
Acordémonos del penal que no pudo anotar Eliseo Quintanilla, del contragolpe surinamés que Gonzalo Segares salvó y del gol del empate de Haití.
Sin embargo, de ese descontrol en el que está cayendo la nueva Selección Nacional es que sale su principal virtud, y es la capacidad de respuesta desde el banquillo, desde los reacomodos posicionales con los mismos jugadores hasta los cambios —durante los juego y también de un partido a otro—, en los que el futbolista que entra realmente le da un giro al desenvolvimiento colectivo.
Se acabaron los pretextos. Se lesionó Cristian Montero y Freddy Fernández entró bien; expulsaron a Alvaro Saborío y Froylan Ledezma convirtió dos goles; suspendieron por acumulación de tarjetas amarillas al “Cachorro” y tuvo una nueva oportunidad Bryan Ruiz, quien había sido relegado a la banca tras su flojo desempeño contra El Salvador. Al seleccionador no le tembló el pulso ni lo presionó el estatus de “estrella” del atacante del Gent.
El resultado, Bryan se jugó su mejor partido vestido de seleccionado y convirtió dos goles de bella factura en Puerto Príncipe. Ahí está pasando algo.
En los tres partidos eliminatorios de esta cuadrangular se ha jugado con esquema diferente, de acuerdo con las características de los contrarios, y se llevan nueve puntos.
Tanto Kenton en el banquillo como German Retana en la zona mental hacen bien su trabajo; más que los resultados, las circunstancias lo indican.
En Haití se lesionó Centeno, la bujía, la gran plataforma de lanzamiento nacional, y la respuesta inmediata fue la inclusión de Leonardo en una posición fuera de lo común y también dio resultado, al punto que Leo hizo la asistencia del segundo gol, el decisivo, el que le cambió la historia a un partido que se veía difícil.
Ahora, tras corto receso se viene la segunda vuelta con un desafío que en la era anterior seguramente habría despertado la actitud de curarse en salud, pero no ahora: Ricardo González, Júnior Díaz y Gonzalo Segares no podrán jugar por acumulación de tarjetas amarillas, pero sabemos que Retana trabajará con Keylor Navas, Leonardo González y Cristian Montero u otros para que jueguen igual o todavía mejor que los titulares del miércoles. Así se ha demostrado.

[email protected]