Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Viernes 28 Marzo, 2008

Nota de Tano

Gaetano Pandolfo
[email protected]

Un equipo de fútbol se compone de cuatro departamentos.
Portero, defensas, volantes y delanteros.
Con excepción del portero, que hasta ayer por la noche siempre ha sido uno, en las otras posiciones cada entrenador alinea el número de jugadores que le da la gana y de ahí nacen los sistemas.
En mi época prehistórica se jugaba un 3-2-5 y los partidos eran emocionantísimos; digo prehistórica porque el martes en Al Día se informó de la muerte de un anciano en un accidente de tránsito y al leer la noticia resulta que el infortunado murió de 67 años. Como sumo 65 me autocalifico dinosaurio y recuerdo entonces que cuando mi papá me llevaba al Estadio Nacional en los años 50, los equipos y la Selección Nacional jugaban con ese planteamiento.
Después, dicen que un brasileño, no recuerdo si fue Feola, inventó el 4-2-4, primera de posteriores mutilaciones de futbolistas a la línea delantera. La selección brasileña fue el mejor representante de ese fútbol solo un poco más defensivo que el de mi época de picapiedra.
En Italia, Helenio Herrera creó el “catenaccio” y ahí se paseó en el fútbol espectáculo. Se reforzó la zona defensiva y se sacrificó la zona de ataque, al punto de que hoy varios equipos en el mundo pasaron del 4-2-4 de Feola, al 4-3-3; 4-4-2; 3-5-2 y ayer se nos anunció que Luis Aragonés en la Eurocopa alineará a España con un 4-1, 4-1.
Pero, para lo que nos interesa analizar, me parece que el Saprissa de Jeaustin Campos juega con un portero: Keylor Navas; tres defensores centrales: Drummond, Cordero y Badilla: cinco hombres en la medular: Núñez, López, Centeno, Borges y Gómez y dos atacantes: Alpízar y Alonso. Desde luego que se presentan variantes y se rota al equipo con Bennett, Barrantes, Brenes y Alonso Solís cuando estaba.
Esta formación del Saprissa se luce en el campeonato y se distingue en el torneo de Concacaf.
La pregunta de los cinco colones es… ¿por qué Hernán Medford la rompe a la hora de alinear a la Selección Nacional?
¿Por qué si tenemos una formación consolidada que gana, juega bien y se entiende, el entrenador de la Selección Nacional no la repite, sino que la quiebra?
Contra Perú, Medford alineó pedazos de los cuatro que tiene el Saprissa. Puso la defensa: Drummond, Cordero y Badilla y la delantera: Gómez, Alonso y Alpízar, más Centeno.
Introdujo a cuatro “intrusos”, González, Harris, Junior y Azofeifa y el equipo se le parte. ¿Es tan espectacular Azofeifa que merece sustituir al “Puppy” López, un jugador que da equilibrio al Saprissa?
¿Será necesario traer desde Polonia a Díaz, un lateral que ni suma, ni resta, cuando el Saprissa dibuja variantes en esa zona con Núñez, Brenes, Barrantes e incluso Borges? ¿Qué necesidad hay de romper lo que está bien armado?