Claudia Barrionuevo

Claudia Barrionuevo

Enviar
Lunes 20 Octubre, 2008

Mujeres en el poder

Claudia Barrionuevo

No ha sido fácil para las mujeres alcanzar puestos de poder. Hasta para obtener el derecho al voto hubo que luchar durante el siglo recién pasado. Algunas de las señoras que han llegado a la presidencia en Latinoamérica lo lograron debido a sus vínculos matrimoniales con políticos famosos: Mireya Moscoso, Violeta Barrios, la actual presidenta argentina, Cristina Fernández.
En países como Pakistán, donde el género femenino tiene aún menos oportunidades de surgir en el campo público, era lógico que Benazir Bhutto llegara al poder siendo la hija de su padre.


Sin embargo grandes líderes mundiales no tenían vínculos familiares con figuras públicas: Golda Meir, Margaret Thatcher y Angela Merkel, actual canciller alemana.
Hay mujeres en Costa Rica que están preparadas para ser líderes, y sin lugar a dudas para dirigir el país. Ahora bien, ¿estarían dispuestos los costarricenses a darle el voto a una mujer? Muchas encuestas nos lo dirán en los próximos meses. Aunque ya sabemos que entre lo que la gente responde en los cuestionarios y lo que la gente hace a la hora de enfrentarse al recinto electoral hay un gran trecho.
Por supuesto que yo votaría por una mujer pero no por el hecho de que sea compañera de género. La solidaridad femenina no puede ser el elemento principal para tomar una decisión tan seria como elegir a quien dirija los destinos del país. Así resultó ser en las recientes elecciones primarias de los demócratas en Estados Unidos: la población negra no necesariamente apoyó a Barak Obama y las mujeres tampoco se volcaron en mayoría hacia Hillary Clinton.
Ahora, listos para escoger al próximo presidente de Estados Unidos, una nueva mujer entró al ruedo. Pero la joven y bella Sarah Palin nos hace enrojecer de vergüenza con sus inoportunos y risibles comentarios. Tan disparatadas han resultado las declaraciones de la gobernadora de Alaska, que la talentosa guionista, productora y actriz, Tina Fey regresó al programa que la catapultó a la fama —Saturday Night Live— para personificar a la candidata. La sutil actuación de la comediante y los sensacionales guiones han provocado que la fórmula MaCain-Palin esté perdiendo cada vez más adeptos.
Fey le hizo decir a su Palin frases apenas modificadas de las dichas por la gobernadora como: “Desde mi casa se puede ver Rusia” o “El calentamiento global se debe a que Dios nos abraza muy fuerte”.
Es sabido que la famosa candidata —cuya cara inunda las páginas de Internet en arreglos fotográficos sobre atractivos cuerpos femeninos con escasa ropa— ha manifestado su incredulidad en cuanto a los peligros y causas del calentamiento global, llegando a manifestar con vehemencia que los osos polares no están en peligro de extinción y deben dejar de ser protegidos.
Más allá de que a la señora le gusta cazar animales y fotografiarse al lado de sus cadáveres, la verdadera razón por la cual la Palin quiere levantar la protección de los osos blancos de Alaska es la de permitir la construcción de un gasoducto, que según ella responde a “la voluntad de Dios”.
Ser mujer no basta para alcanzar los votos femeninos. Hay que demostrar inteligencia y capacidad. Sarah Palin no lo está logrando.

[email protected]