Enviar
Mosquetera fulminante
Mariel Zagunis una artista del sable

De personalidad sencilla, de carácter simpático y de habilidad 10 con el sable, así es la estadounidense Mariel Zagunis, campeona olímpica, quien ayer se encaminaba, al cierre de edición, hacia la medalla de oro en el Panamericano que se realiza en nuestro país.
¿Mosquetera? “Sí, puede ser porque soy la tercera y mis dos hermanos también practican este deporte”, dijo esta joven de ascendencia lituana, actual número uno del mundo y medalla de oro olímpica en Atenas 2004 y Pekín 2008, quien dice haber practicado el fútbol y otros deportes, pero se quedó con la esgrima porque “es un deporte diferente a todos, emocionante, de adrenalina y que disfruto mucho”.
Para ella su principal meta de este año es el campeonato mundial, en noviembre próximo, en París, donde enfrentará a su principal rival y dos del mundo, la ucraniana Olga Kharlan.
“Si quieres lograr éxito en este y cualquier deporte tienes que practicar mucho”, señaló Mariel, y agregó que se ha sentido muy bien en nuestro país.
Poco después la vimos en la pista venciendo a la canadiense Julie Cloutier, 15-2, casi que con 15 toques consecutivos, excepto por dos descuidos.
Por otra parte, los cubanos fueron los que pusieron el sabor ayer durante la competencia. Afirman que en la isla quieren levantar el nivel, que una vez tuvieron muy alto pero que perdieron auge.
Guillermo Madrigal, de 27 años de edad, el lunes dio el campanazo ganando el oro panamericano en espada. “Solo trabajando duro, entrenando mucho podremos retomar el nivel de la esgrima cubana”, comentó el isleño, quien dice que Cuba vino por la mejor presentación posible para estar en el mundial de Francia y los Panamericanos de Guadalajara.
Mientras conversábamos un compatriota suyo vencía a un canadiense que terminó enojado con todos y tarjeteado por los jueces. “Este es un deporte de combate que tiene toques de agresividad igual que el boxeo, judo, etc., es parte del espectáculo”, explicó Madrigal.
De otro lado se oían unos gritos, casi aullidos de alegría, era otro cubano, Joelkis Zamora, venciendo a un brasileño al que derrotó 15-6.
“Practiqué el atletismo, pero me quedé con la esgrima (florete) porque mi destino es este”, explicó el joven minutos después de su triunfo, con el que daba un paso más en la llave.
Con respecto a la participación costarricense la mejor del país fue Dirley Yepes, quien finalizó de 31 entre 45 competidoras.

Luis Rojas
[email protected]
Ver comentarios