Enviar
México pide anular licitación de Televisa

El Congreso de México pidió al Gobierno invalidar la subasta de ondas aéreas ganada por Grupo Televisa SA y su socio en este proyecto NII Holdings Inc., que opera la marca Nextel en América Latina, argumentando que la oferta monetaria no es acorde al valor real del espectro.
“La licitación debe declararse desierta, toda vez que la contraprestación ofrecida por Televisa-Nextel, no satisface la realidad en términos de mercado” dice la resolución aprobada el miércoles por los legisladores y publicada en la gaceta parlamentaria.
“Las restricciones que se impusieron bloquearon cualquier tipo de competencia efectiva”.
Televisa y NII están en espera de que la Comisión Federal de Telecomunicaciones avale la subasta de $14 millones para poder acceder a los 30 megahercios de ondas aéreas mexicanas en la banda de 1,7 gigahercios.
Las compañías planean utilizar esta ampliación de capacidad para brindar servicios de 3G, o tercera generación, tales como Internet de alta velocidad, para dentro de 12 o 18 meses tras la recepción de las ondas aéreas.
Televisa, la mayor teledifusora del mundo hispanohablante, y NII, con sede en Reston, estado de Virginia, fueran las únicas compañías que licitaron por una tercera parte de los 90 megahercios subastados de ondas aéreas porque solo ellas reunían los requisitos para obtener ese espectro conforme a las reglas que limitan la cantidad total de cada compañía.
América Móvil SAB, el mayor operador de telefonía celular del país, con un 71% del total del mercado, y Telefónica SA, conjuntamente aportaron 5.100 millones de pesos para adquirir un segmento total de 30 megahercios, que es la misma fracción que Televisa y NII compraron.
Tuvieron que hacer una oferta más alta porque las cuatro participantes en la licitación cualificaban para competir por ese espectro.
América Móvil ha dicho que Televisa y NII debería pagar más por las ondas aéreas que ganaron.
Otros 30 megahercios ofertados en la licitación no se vendieron porque ninguna compañía calificó para la subasta.
El Congreso envió el acuerdo aprobado a la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, que podrá decidir si acepta o no la recomendación de los legisladores.

México
Bloomberg

Ver comentarios