México impulsa reforma financiera
México tiene una banca "fuerte y sólida", con índices de capitalización del 16,5%, por encima del compromiso adoptado en los acuerdos de Basilea III
Enviar

México impulsa reforma financiera

El Gobierno mexicano presentó ayer una iniciativa de reforma financiera que cuenta con el apoyo de los principales partidos de la oposición y que busca incentivar el crédito y convertirlo en un detonador del crecimiento económico.
En un acto en el que estuvo acompañado por los dirigentes de las fuerzas políticas firmantes del Pacto por México, el presidente Enrique Peña Nieto destacó que el objetivo de esta reforma es que la banca "presente más y más barato".


Admitió que el diagnóstico del sector es paradójico, ya que aunque México cuenta con "uno de los sistemas financieros más sólidos y robustos del mundo", al mismo tiempo es "uno de los que menos prestan a nivel global".
La aportación crediticia de los bancos mexicanos representa el 26% del producto interno bruto (PIB), en tanto que en América Latina el promedio es superior al 50%, afirmó en el evento el secretario de Hacienda, Luis Videgaray.
México tiene una banca "fuerte y sólida", con índices de capitalización del 16,5%, por encima del compromiso adoptado en los acuerdos de Basilea III, de morosidad de solo 2,6%, pero "presta poco" y es "excesivamente conservadora", apuntó.
El bajo nivel de crédito afecta a quienes más lo necesitan, las micro, pequeñas y medianas empresas, que generan el 74% de los empleos del país y solo tienen acceso al 15% de los préstamos, dijo a su vez Peña Nieto.
Para expandir el crédito, la reforma ofrece a los bancos mayor certeza jurídica al facilitar el cumplimiento de contratos mercantiles y simplificar la ejecución de garantías y fomenta la competencia y la inclusión financiera para abaratar los costos.
Establece también la creación de un buró de entidades financieras con información que permita a los usuarios decidir cuál es la mejor opción y facilita la movilidad de los clientes entre un banco y otro.
Además, redefine el mandato de la banca de desarrollo para que capte los recursos de los ahorradores, otorgue créditos dirigidos a fomentar la innovación, tecnología, infraestructura y la creación de patentes, e incorpore la perspectiva de género.
También fortalece las facultades de las autoridades financieras y promueve la transparencia al establecer evaluaciones periódicas al sistema, integrado por 43 bancos comerciales y seis de desarrollo.
En el primer acto tras la reactivación del Pacto por México, un acuerdo político para impulsar las reformas estructurales del país, todos los dirigentes de los partidos destacaron las bondades de la iniciativa y admitieron que es compleja y que deberá ser enriquecida por los legisladores mexicanos.
El presidente del izquierdista Partido de la Revolución Democrática (PRD), Jesús Zambrano, fue la voz más crítica del acto, al señalar que el país tiene "una banca usurera que no arriesga, que no apuesta al desarrollo".
"Una gran parte de las ganancias industriales y productivas se las llevan los banqueros con altas tases de interés", apuntó y añadió que México tampoco tiene una verdadera banca de desarrollo, ya que la actual otorga créditos más caros que los bancos comerciales.

México/EFE


Ver comentarios