Enviar
Los famosos Djokovic

El público británico congregado ayer domingo en Wimbledon demostró hasta el último instante de la final su entrega a Novak Djokovic y persiguió a su familia por las calles del All England Club en busca de una instantánea con la madre, el padre o la novia del ganador.
La victoria de Rafael Nadal, finalista del torneo, ante el ídolo local, Andy Murray, en la semifinal de Wimbledon, no es fácil de asumir para los británicos, obsesionados por que un compatriota levante el trofeo de este Grand Slam por primera vez desde que Fred Perry lo hiciera en 1936.
Los locales no perdonaron a Nadal. Por eso se posicionaron en la final de ayer y apoyaron desmesuradamente a Novak, que vio hecho realidad el sueño de su infancia al alcanzar la corona de Wimbledon y su tercer 'Grande'.
"Esto es una gran satisfacción porque es su sueño, así que finalmente ha cumplido su sueño. Hace como 20 años, cuando él vio a Sampras recibir el trofeo aquí, empezó a jugar al tenis", explicó Dijana Djokovic, la madre del único hombre serbio que tiene títulos de Grand Slam en su vitrina, tres a partir de ayer.
Acechada por los seguidores, Dijana se mostró receptiva con todo aquel que se acercaba a darle la enhorabuena por la última victoria de su hijo, la número 50 en esta temporada, donde solo ha perdido un partido (frente a Roger Federer en las semifinales de Roland Garros).
La madre del nuevo número uno, que desbancará hoy de esa posición al español Rafael Nadal cuando la ATP actualice su lista, dijo que lo que ha conseguido su hijo durante esta semana es el sueño de su vida.
"Su objetivo era ganar Wimbledon y ser el número uno. Ahora consiguió ganar aquí y él será número uno del mundo, así que son dos sueños en dos días", señaló.
Novak Djokovic tenía siete años cuando les pidió a sus padres ser jugador de tenis. "Nosotros le apoyamos mucho, le ayudamos a llegar hasta aquí", asegura Dijana Djokovic, que eligió un elegante traje blanco de falda y chaqueta para asistir al partido.
La madre del campeón, que junto a su marido hizo posible el sueño de 'Nole' gracias a la pizzería que ambos regentaban hace años en Serbia, demostró su entrega a este deporte y a la afición de sus tres hijos con uno de los complementos escogidos para esta final: lució una pequeña raqueta de oro en su colgante.
También la novia y el padre de Djokovic, ataviado con una camisa que hacía honor a los colores de la bandera serbia, se convirtieron ayer en objeto de los periodistas y aficionados, que corrían detrás de ellos para felicitarlos.

Londres
EFE


Ver comentarios