Enviar
¿Cuán sostenibles son los logros sociales del Gobierno de cara a 2009?

Logros del sector social estarán a prueba

• En los ministerios relacionados reconocen que los desafíos por venir en un año económicamente complicado pondrán a prueba los avances obtenidos hasta ahora

Eduardo Baldares
[email protected]

El sector social costarricense se enfrentará a fuertes desafíos en el tan anunciado año de la crisis global.
Así, en la lucha contra la pobreza el gran reto será mantener la proporción de pobres por debajo del 20%; en Salud, hacer que los avances lleguen a toda la población de forma igualitaria; en Educación, mejorar la cobertura y la calidad; en Trabajo, garantizar el empleo en épocas de desaceleración económica; en Seguridad, luchar contra la sofisticación del hampa y en Vivienda saldar la deuda con la erradicación de tugurios.
No es que en el sector social le presten oídos sordos a los ecos pesimistas, esos que anuncian el presunto recrudecimiento de la crisis económica local y global.
Aunque reconocen que serán sometidos a prueba en un año que se ha previsto como complicado en materia económica, los jerarcas de las carteras relacionadas confían en la sostenibilidad de los avances logrados hasta ahora, y más bien esbozan planes ambiciosos de cara a un futuro todavía mejor.

Lucha anti-pobreza enfrenta “infiltrados”

La crítica del último Informe Estado de la Nación es clara, cuando señala que los programas selectivos de ayuda social no están llegando a toda la población de escasos recursos, y que incluso una proporción de los beneficiados no son pobres.
“Esta parte sin duda hay que mejorarla”, reconoció María Luisa Avila, ministra rectora del Sector Social. “Uno de los objetivos a cumplir es dejar el Sistema Unico de Beneficiarios de Programas Sociales funcionando, y hay que idear la manera de eliminar las filtraciones”, dijo.
Para Avila hay que ser “proactivos”, es decir, salir a buscar a los más pobres, “que son por lo general excluidos y no accesan a los servicios de ayuda”. Asimismo, propone establecer mecanismos de cobro a los que sin ser necesitados le quitan el lugar al que sí. “Para mí, eso debería ser un delito”.
Conviene aclarar que no todos los programas selectivos son sólo para pobreza extrema, como por ejemplo los CEN-CINAI, sino también para gente en riesgo social, es decir, a quienes si no se les da una ayuda podrían caer en la pobreza.
El principal logro global en esta materia ha sido la articulación de los programas sociales selectivos con los universales, “sin duda los índices de pobreza se redujeron y el golpe de la crisis económica no fue tan intenso, y se lograron mantener bastante bien las cifras”, adujo la ministra.
En esto no coincide con el criterio del Estado de la Nación, que considera que algunos logros podrían obedecer a factores coyunturales de cuestionable sostenibilidad.


Avances en salud no llegan a todos

El país disfruta progresos significativos en salud, como demuestran las tendencias hacia la disminución que han venido mostrando en los últimos diez años la mayoría de tasas de mortalidad por cáncer y enfermedades cardiovasculares.
No obstante, “estos logros no son homogéneos”, denunció el último informe Estado de la Nación, y por el contrario “muestran variaciones importantes entre la población según zonas geográficas y áreas de salud”, añadió.
Al respecto, en filas gubernamentales se sostiene que “estamos cerrando la odiosa brecha entre gente de escasos recursos y gente de mayores posibilidades”, afirmó María Luisa Avila, ministra de Salud. Para defender su punto, Avila aportó que al ministerio se le han dado más plazas, y que desde el pasado 1° de noviembre se está implementando una nueva estructura organizacional, donde sobresale la Dirección de Garantía al Acceso a los Servicios de Salud, “que vendrá a proteger con equidad este derecho”.
“En el tema de las vacunas hemos avanzado con la introducción de tres biológicos nuevos (antitosferina, antivaricela y antineumococo), los buenos índices se han mantenido, la mortalidad materna se ha reducido y el ministerio está más posicionado como el ente rector que le corresponde ser”, agregó la ministra, a propósito de su nombramiento como coordinadora general del área social del Gobierno.
Finalmente, acotó que la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) ha aumentado la formación de profesionales, ha invertido en infraestructura y en equipamiento.


Recrudece batalla contra deserción

Costa Rica no solo debe mejorar sus cifras más allá de ese raquítico 38% que representa a quienes obtienen su bachillerato de cuantos comienzan la primaria, sino que debe dar la talla en cuanto a los estándares internacionales que se le piden a un país que busca incrustarse en el mercado como tierra fértil para la industria del conocimiento.
En ese sentido, se considera que el programa “Avancemos” ha tenido buen suceso en cuanto a cobertura, y además se le está dando aún mayor alcance y organización, se aumentó a 200 mil los beneficiarios para cuando el Gobierno concluya, y se centró la parte operativa en una sola institución.
En cuanto a la parte cualitativa, “terminamos con la práctica ilógica de hacer repetir a un estudiante lo que ya había aprobado, sin llegar al extremo de la promoción automática. Eso esperamos que incida en la permanencia de los estudiantes en el sistema educativo”, profundizó Alejandrina Mata, viceministra académica, quien también resaltó que “disminuyó la deserción estudiantil intra anual por segundo año consecutivo”.
Entre otros logros, Mata consideró que uno de los más relevantes ha sido “comenzar la transformación de los programas de educación técnica para basarlos en la perspectiva curricular de educación por competencias”, lo que garantizaría al sector productivo contar con trabajadores y al estudiante conseguir empleo. Tarea pendiente: Completar el análisis del currículum nacional en su totalidad para un mejor alineamiento entre programas y acciones educativas.


Trabajo afronta fantasmas del desempleo

A principios de 2008 se hablaba de faltante de empleados para satisfacer la demanda de mano de obra, tanto en sectores de perfil bajo como la agricultura y la construcción, como en el nivel de profesionales multilingües en áreas tecnológicas, principalmente para centros de servicios.
Sin embargo, conforme se comenzó a hablar de la crisis financiera internacional, la balanza se revirtió en los sectores agrícola e inmobiliario, y comenzaron a surgir los fantasmas del desempleo.
“Ciertamente se perdieron mil empleos en el cultivo de melón, pero se abrieron 1.600 en las piñeras, y en cuanto a la construcción se habla de que podría contraerse, pero recuerde que el Gobierno dispondrá de más de $800 millones por parte del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), dinero que se usará principalmente para infraestructura y que generará trabajo, por lo cual no hay que dejarse llevar por versiones pesimistas y un tanto especulativas de lo que será el próximo año”, señaló Francisco Morales, ministro de Trabajo.
También recordó que la capitalización por $117 millones a los bancos del Estado servirá para accionar de nuevo la inversión y el trabajo, así como la diversificación de relaciones comerciales por medio de alianzas con países como China, Singapur y próximamente el mundo árabe moderado.
En cuanto al techo al que se habría llegado en mano de obra calificada, convenios interinstitucionales que involucran a centros de enseñanza y empresas buscan fórmulas para mantener la apertura de fuentes de empleo de elevado perfil.


Seguridad combate creciente criminalidad

La delincuencia dejó de ser cosa de algunos rufiancillos de callejón, para convertirse en mafias sofisticadas e instrumentalizadas en muchos casos mejor que las autoridades.
Ante esta realidad, una de las grandes metas que se ha propuesto Jeanina del Vecchio, ministra de Seguridad, es triplicar el presupuesto destinado a la cartera.
“Es una gran lucha. Ya se subió del 0,4% del Producto Interno Bruto al 0,5%, y eso significa que pasamos de ¢67 mil millones en 2006 a ¢105 mil millones para el próximo año, pero no basta. La idea es llegar por lo menos al 1,5%”, dijo Ricardo González, jefe de prensa del ministerio, para quien “no puede ser que tengamos 40 años de no invertir en infraestructura policial y tengamos delegaciones inhabitables, como las de Puntarenas, Heredia y Cartago”.
Otro aspecto considerado prioritario es la puesta en marcha de las nuevas legislaciones contra el crimen organizado y protección de testigos, así como la implementación de los bancos de reincidencia y la consolidación del sistema de los procesos judiciales aplicados contra delincuentes sorprendidos en flagrancia.
Entre los logros de 2008 resaltan aumentos en decomiso de drogas, carros y armas, cantidad de arrestos y el agrandamiento de la flota motorizada, y la dotación de reconocimientos salariales para los policías rasos. Del Vecchio subrayó que han disminuido los asaltos a viviendas y a autobuses, pero reconoció que “todavía falta”.


Deuda en erradicación de precarios

Teniendo en cuenta que el grueso de la inversión en vivienda proviene del porcentaje destinado por el Fondo de Desarrollo de Asignaciones Familiares (Fodesaf), uno de los mayores logros del sector es la ejecución histórica de estos recursos. Sin embargo, en cuanto al proyecto de eliminar precarios el Gobierno está en deuda, puesto que la meta propuesta para el cuatrienio fue erradicar 20 mil tugurios, y a dos años y siete meses de gestión tan solo se han eliminado 6.457. “Pero tenemos la firme convicción de haber conseguido el objetivo para finales del próximo año”, aseguró Clara Zomer, ministra de Vivienda.
Esto se lograría gracias a la unión de ¢57 mil millones de Fodesaf para el año 2009, más ¢23 mil millones que no se pudieron ejecutar en los años 2007 y 2008 del sistema de bono colectivo, que consiste en el reacondicionamiento de los precarios para que sean lugares más dignos para vivir. De lograrse el cometido, unas 12 mil familias serían beneficiadas.
“Otra meta que tengo es la consecución de una línea de crédito para combatir el déficit habitacional cualitativo. Esto es cuando las viviendas requieren remodelaciones, mantenimiento, ampliaciones, etc., para lo cual se destina un porcentaje que me parece debería ser mayor”, manifestó Zomer.
De acuerdo con los últimos datos, actualmente el déficit habitacional de Costa Rica es de 175 mil viviendas, pero alrededor de 158 mil corresponden al déficit cualitativo, es decir, que requieren arreglos, remodelaciones y/o ampliaciones.
Ver comentarios