Leiner Vargas

Leiner Vargas

Enviar
Martes 20 Enero, 2015

Es necesario abordar los temas de productividad y de medición del desempeño, transformando la esfera laboral en un espacio de aprendizaje permanente


Reflexiones

Las bases del bienestar en el trabajo

El bienestar no debe verse exclusivamente en la dimensión económica o de consumo asociada a la vida en una sociedad capitalista, se refiere a un ecosistema de condiciones económicas, sociales, ambientales y de convivencia entre las sociedades, grupos e individuos. Ciertamente, sociedades, empresas u organizaciones con mayores recursos materiales pueden tener posibilidades de atender dimensiones más amplias de las libertades que el ser humano requiere para garantizarse su bienestar.
Sin embargo, es el ejercicio de las libertades el que lleva al establecimiento de nuevos parámetros para medir el bienestar.
A nivel de empresas o instituciones, muchas veces se interpreta que el bienestar de los trabajadores solo se fundamenta en su condición de mejora en los ingresos o salarios, dejando de lado otras dimensiones del bienestar y de la convivencia de las personas, así como de la satisfacción en y por lo que hacen.
Como seres humanos, casi nadie estaría dispuesto a sacrificar un aumento de salario o inclusive a pensar en una reducción del mismo, a menos que fuese una condición muy extrema de crisis.
Sin embargo, pocos gremios sindicales y organizaciones laborales, incluyendo personas y profesores dedicados al estudio de lo laboral, se plantean el reto de mejorar el ecosistema social del trabajo, que incluye no solo el recibir un buen salario, sino el ser tratado como seres humanos, como personas dignas e inteligentes, el ser considerados parte y no aparte de la organización, el contar con derechos básicos a reclamar, cuestionar, sugerir y sobre todo, el tener el derecho a equivocarnos y corregir, cuando es necesario, nuestras decisiones.
Al igual que en otras esferas de la vida en sociedad, la vida en el trabajo es un espacio permanente de aprendizaje, individual y colectivo. No es un espacio vacío, donde la empresa u organización se mira como una fábrica de robots que solamente hacen mecánicamente lo que está en su manual de puestos.
Si bien, como colaboradores de una empresa o institución tenemos roles y asignadas responsabilidades o tareas específicas, lo anterior, no nos impide que seamos personas inteligentes, que aprendemos y que por lo tanto, tenemos derecho a equivocarnos, que podamos ascender a puestos y condiciones mejores.
Es por eso que considero que el debate y énfasis puesto en la reforma laboral al sector público está errado, al solamente ubicarse como un tema de salarios y de los costos económicos asociados al empleo.
Es necesario abordar los temas de productividad y de medición del desempeño, transformando la esfera laboral en un espacio de aprendizaje permanente.
Es una lástima que el sindicalismo costarricense esté tan venido a menos y que sobre todo, sus luchas se centren en la estrecha discusión de los aumentos o ampliaciones del salario monetario. Es urgente pensar en las condiciones del bienestar en el trabajo.

Leiner Vargas Alfaro

www.leinervargas.com