Logo La República

Jueves, 26 de mayo de 2022



FORO DE LECTORES


Las mujeres debemos educarnos financieramente para que valga la pena

María Laura Víquez mlviquez@liber.la | Martes 08 marzo, 2022

Mviquez

Maria Laura Viquez Pacheco

Liber Financultura

liberfinancultura.com

@financulturaliber

Hoy escribo este artículo desde algunos de mis roles favoritos: mujer, mamá, esposa, empresaria e inversionista y fundadora de Liber Financultura, escuela online de educación financiera.

Aprovechando la ocasión que hoy nos recuerda parte importante del camino recorrido por muchas mujeres valientes que han contribuido y lo siguen haciendo con el bienestar de todas y que han sacrificado mucho para que hoy vivamos como lo hacemos, quiero felicitar a cada lectora que se toma el ratito de pasar por acá y que contribuye y exalta nuestro género con tanta gracia, amor e inteligencia como lo hacemos las mujeres.

También quiero hacer una invitación a esas mujeres que nos leen y ahondaré más en el tema conforme avanza la lectura, la invitación es a educarnos financieramente como mujeres. La educación financiera nos da herramientas para tomar con responsabilidad el control de nuestro dinero y eso es tremendamente poderoso y necesario para la mujer.

En mi experiencia personal y con cientos de alumnas de nuestros programas avanzados, gracias a la toma de conciencia, buscar la información, y esta educación puesta en acción, muchas hemos transformado nuestras vidas, nos hemos empoderado y nos hemos convertido en personas independientes financieramente hablando, cosa que nos hace más libres en general.

En mi caso, a mis 31 años logré retirarme y vivir de ingresos pasivos (que no vienen de mi intercambio de tiempo por dinero sino de negocios pasivos e inversiones). Logré la independencia financiera que me había propuesto tan solo 4 años antes. Cuando me convertí en mamá a mis 35, valoré mucho más ese logro, gracias a esa independencia adquirida, he podido estar presente con mi hijo, de hecho estuve retirada completamente por 5 años.

Todo estaba muy bien hasta que hace un par de años perdí a la mujer más importante en mi vida, mi mamá, una mujer que trabajó siempre, que soñaba en grande, que esperaba con ilusión sus días de retiro con los nietos y que no llegó a vivir esa etapa de su vida por su repentina partida. Desde entonces entendí que mi vida debía dar un giro.

¿Por qué? Bueno porque como mujeres poderosas que somos, no solo estamos aquí para lograr cosas solas, estamos para apoyar a otras mujeres y hombres y que la experiencia adquirida nos sirva de mucho más que solamente para tener un buen estilo de vida, como era mi caso en los últimos años de retiro de cierta forma.

Recordé rápidamente que yo tenía en mis manos información muy poderosa que había cambiado radicalmente mi vida y la de otras mujeres y hombres en el pasado por medio de nuestra escuela y yo había decidido guardar esa información exclusivamente para mí mientras vivía mi vida retirada y siendo mamá.

Entendí rápidamente y adopté mi nuevo lema de que ¨el alma no vino de vacaciones¨, no vinimos aquí solamente a pasarla bien si no a compartir lo aprendido y a apoyarnos unas a otras.

Se que así como yo hay millones de mujeres que desean y con la información correcta pueden ser mamás presentes, independientes financieramente. Lo único que las aleja de esto es no conocer los métodos para lograrlo.

Los últimos años, el llamado a compartir se fortaleció, ya que la pandemia de una forma u otra también nos estaba cargando demasiado a muchas mujeres. Nuestra cultura, el teletrabajo, la casa, la comida, los hijos, la convivencia con la pareja todo el día, la incomodidad de trabajar en una cama o en la mesa de la casa… La transición ha sido dura especialmente para nosotras.

Sin embargo, una vez más nos adaptamos camaleonicamente y logramos que todo este nuevo caos tuviera un orden y funcionara. Las mujeres siempre hacemos magia.

Por eso hoy, como parte de mi misión, quiero ser insistente en invitar a cada mujer a educarse financieramente hablando, ya sea empezando con un libro, audiolibro, un programa básico o una inmersión en el tema, pero tenemos que comenzar y correr la voz.

El punto es que todas hacemos sacrificios cuando trabajamos ya sea por gusto o necesidad. Muchas intercambian 45 horas o más de su vida cada semana y cada una en lo suyo somos importantes y aportamos a la sociedad, pero a veces nos olvidamos de aportar a alguien muy importante, nosotras mismas…

¿Cómo lograr que el esfuerzo y sacrificios valgan la pena en el largo plazo?

Mujeres, debemos pagarnos nosotras primero!! Pagarse primero es cuando una persona toma entre 10 a 20% de su ingreso mensual antes de pagar cualquier otra cosa y lo guarda para el futuro.

Claro está que un segundo paso necesario es aprender a invertir ese porcentaje para que en el largo plazo ese esfuerzo sí haya valido la pena.

Invertir es importante y hace una gran diferencia y por eso cada vez más mujeres debemos aprender a invertir. Veámoslo así, una persona que ¨invierte¨ en certificados necesitará un patrimonio tan grande como 50 veces sus gastos para poder retirarse. Una mujer que sabe invertir al 12% anual en dólares en por ejemplo préstamos hipotecarios (que por cierto es lo que hace el banco con el dinero de los certificados) necesita un patrimonio de tan solo 8.3 veces sus gastos anuales para poder retirarse.

Tener un plan a largo plazo nos puede ahorrar 10 o más años y hacernos realmente independientes y libres para así trabajar por placer y no por necesidad, darnos lo que merecemos que es justo esa libertad financiera.

¡Esta es información que todas las mujeres deberían conocer!

La autora Kim Kiyosaki en su libro Mujer Rica nos hace un llamado con esta frase que quiero compartir para terminar hoy, y dice:

“Cada vez más mujeres, en especial conforme van envejeciendo, no están preparadas o educadas a nivel financiero. Hemos pasado la vida entera viendo por nuestras familias pero no tenemos la habilidad de ver por nosotras mismas en ese sentido.”

“Dependemos de alguien más muchas veces para que lo haga por nosotras, un marido, o una pareja, un jefe, un pariente o incluso el gobierno, o simplemente pensamos que todo saldrá bien. Los cuentos de hadas con los que crecimos fueron justamente eso”

En su libro también podemos ver las siguientes estadísticas:

47% mujeres mayores de 50 años son solteras o divorciadas y por lo tanto, responsables de ellas mismas financieramente.

50% de los matrimonios terminan en divorcio. El primer año de un divorcio el nivel de vida de una mujer cae en un 73%.

7 de cada 10 mujeres viven en algún momento en la pobreza.

90% de las mujeres tendremos que hacernos cargo de nosotras mismas financieramente, sin embargo 79% no está preparada para esto.

3 de cada 4 personas que caen en la pobreza en su vejez son mujeres, 80% de ellas no eran pobres cuando sus maridos vivían

*tomado del libro "Mujer Rica" de Kim Kiyosaki.

Mi misión me ha llevado a compartir esta información y educar a todas las mujeres que pueda, para una por una cambiar esta triste realidad.

Necesitamos educarnos financieramente, pagarnos primero, aprender a invertir y cuidarnos a nosotras mismas.

El trillado dicho del avión, en el evento de una emergencia “póngase primero el oxígeno y luego ayude a otros” para nosotras las mujeres, aplica perfecto.

Hoy es el día de la mujer, así que felicidades a todas las mujeres que hoy nos leen y a los hombres y mujeres en sus vidas que se dedican a respetar y honrar a esas mujeres.

¡Mujeres, eduquémonos financieramente hablando! Nosotras somos importantes y así debemos actuar.






© 2022 Republica Media Group todos los derechos reservados.