Vladimir de la Cruz

Vladimir de la Cruz

Enviar
Miércoles 7 Diciembre, 2011


PIZARRON
La huelga médica

Las huelgas de médicos son importantes desde 1971 cuando reclamaron un reconocimiento salarial, que de conformidad con su tradición se había desmejorado en un 40%. La reacción contra los médicos en esa huelga fue de todos los sindicatos, pues consideraban que los médicos que tenían los salarios más altos no justificaban su reclamo.
Casi el 90% trabajaba para la CCSS y el Ministerio de Salud, y su condición de asalariados les igualaba a todos los trabajadores en su lucha por mejorar salarios.
La lucha de trabajadores y patronos ha girado principalmente alrededor de tres temas, los patronos por aumentar la jornada y rebajar el salario, y los trabajadores por disminuir la jornada y aumentar el salario, y por condiciones de seguridad e higiene ocupacional y entorno laboral.
En la huelga médica de 1972 los sindicatos habían aprendido que los médicos tenían derecho a luchar por sus salarios, como lo tenía cualquier trabajador, y que las huelgas médicas eran ejemplo a otros sectores laborales para organizarse y luchar por justas pretensiones salariales.
Hoy los médicos siguen trabajando para el Estado casi en el 85%. Como asalariados tienen todo el derecho a reclamar mejor pago, para enfrentar costo de vida, inflación y devaluación del dinero, y mejorar condiciones de trabajo para realizar óptimamente su noble profesión, tanto por su seguridad como por la responsabilidad con los pacientes en los quirófanos.
El derecho laboral surge sobre la consideración de que el trabajador es la parte débil de la relación obrero patronal, por lo que se le debe proteger (jornadas, salarios, vacaciones, condiciones de trabajo), reconociéndole instrumentos para ejercer su defensa (derecho a organizar sindicatos, desarrollar huelgas y realizar convenios colectivos).
La huelga es recurso de último uso cuando se agota la negociación previa a ella. La CCSS fue la intransigente en toda esta situación, violadora de acuerdos con los médicos, por ello la única responsable de la huelga que acaba de ocurrir. Además, por el abandono en que ha incurrido en la atención de los quirófanos y equipos médicos.
Desde 2004 la Caja había aprobado las vacaciones profilácticas que disfrutan distintos especialistas médicos que no las respetaron para los anestesistas. Son vacaciones justificadas en sus condiciones de trabajo y no por error histórico como afirmaron autoridades de la CCSS, que redundan en mejor atención al paciente en sus manos.
En 2009 también se completaron esos estudios que la CCSS no atendió, relacionados con la peligrosidad del trabajo de los anestesiólogos y el derecho a un pago compensatorio adicional.
La huelga de anestesiólogos ha puesto en evidencia la situación de los médicos, la que no se ha resuelto del todo. Los problemas siguen latentes.
La unidad de lucha y de acción médica ha sido relevante. Felicitaciones a la Asociación de Médicos Anestesistas, a UNDECA, ANPE, SINTAF, SIPROCIMECA, CENART, SINAME, la Unión Médica Nacional, organizaciones de trabajadores de la salud y al Colegio de Médicos, por su ejemplo en esta lucha por mejorar condiciones de trabajo y de la seguridad social.

Vladimir de la Cruz