Enviar
Instrumentos financieros:
Obligaciones internacionales


Siempre ubicados en el mercado de bonos, muchas empresas obtienen crédito del extranjero, recurriendo a los mercados financieros internacionales, ya que algunos inversionistas gustan de adquirir obligaciones de emisores extranjeros con calificaciones altas por parte de las agencias especializadas. Además de los conocidos mercados de capital nacional, existen los mercados de capital internacional que, hasta hace pocos meses tenían un florecimiento asombroso. A la fecha estos mercados internacionales tienen su plaza principal en Londres, donde bancos de más de 70 países han ubicado sus oficinas.
Como ya nos hemos referido en otra ocasión, un eurobono es una obligación denominada en una moneda distinta a la del país de origen. Por ejemplo, una obligación denominada en dólares vendida en el Reino Unido se llamaría obligación en eurodólares. Igualmente, los inversionistas pueden referirse a obligaciones en euroyenes que son obligaciones en yenes vendidas fuera del Japón. En este sentido, como la moneda de curso en la Unión Europea es el euro, el término obligación en euros, puede prestarse a la confusión. Así que es mejor referirse a estos instrumentos como obligaciones internacionales.
Por otra parte, a diferencia de las obligaciones emitidas en moneda extranjera, muchas empresas emiten obligaciones en países extranjeros pero bajo el signo de la moneda del inversionista, lo cual resulta más atractivo por la relación que tiene con la moneda en que ahorra. También se ha de tener en cuenta el tipo de cambio y la tasa de interés (precio del dinero), como razones de fondo para llevar a cabo estas operaciones de captación de capital por parte de las empresas en otros países. Hasta hace poco, las tasas de interés en Japón eran igual a cero, lo que resultaba muy atractivo para empresas con deudas en dólares. Sin embargo, como todos sabemos, en el último año esto ha cambiando, producto de la crisis desatada por el sector de hipotecas de alto riesgo.
Continuando con nuestro comentario sobre el hecho de que algunas empresas emiten obligaciones en países diferentes a los de su procedencia, se puede citar que una obligación yankee es una obligación denominada en dólares vendida en Estados Unidos por un emisor no estadounidense. Del mismo modo, las obligaciones samurái son pasivos emitidos en yenes vendidos en Japón por emisores no japoneses.
Como ya lo indicamos en párrafos anteriores, este instrumento financiero está muy ligado a las necesidades de capital de las empresas y a la localización de sus operaciones. En términos generales, la identificación de mercados financieros más desarrollados, con abundancia de capital, tasas de interés atractivas y tipos de cambio estables y competitivos, condicionan las decisiones para recurrir a este tipo de obligación.
En la gráfica adjunta se puede notar cómo, en el largo plazo, la demanda de capital está en función de la tasa real de interés y del valor de los activos que los inversionistas desean poseer, lo cual corresponde exactamente a la cantidad de dinero que la empresa requiere para la producción. Este ejemplo explica, parte de las decisiones de las empresas con relación a la adquisición de obligaciones internacionales.



Juan Carlos Pérez Herra
[email protected]
Ver comentarios