Enviar
Meta para el año se mantiene en un 8%

Inflación acumulada llegó al 6,36%

• Variable sigue relativamente controlada pero amenazada por varios factores

Wilmer Murillo
[email protected]

La inflación acumulada durante los primeros ocho meses del año alcanzó los 6,35 puntos, porcentaje inferior al 7,22% registrado en el mismo periodo del año anterior.
La inflación interanual (setiembre 2006 a agosto 2007) se situó en un 8,56%, cifra también menor al 11,62% reportado entre setiembre de 2005 y agosto de 2006. La inflación interanual de agosto fue la segunda más baja en diez años.
Por otro lado, en agosto pasado, el indicador alcanzó un 0,70%, debido a un aumento de los precios de la gasolina, comidas y bebidas fuera del hogar.
No obstante, si se analiza la serie histórica del Indice de Precios al Consumidor (IPC) de agosto en los últimos diez años la de este es la variación más baja.
Bebidas y transportes fueron los productos que más pesaron en la inflación acumulada. Mientras tanto la gasolina, huevos, leche fluida y el casado fueron los bienes que más golpearon las cifras mensuales.
El IPC mide las variaciones en los precios de 292 artículos y servicios contemplados en la canasta básica de consumo.
En agosto, el 72% de estos bienes y servicios aumentó de precio respecto al mes anterior, un 20% experimentó una disminución y el restante 8% se mantuvo sin variaciones.
El año pasado, la inflación cerró en un 9,43%, y las autoridades económicas pronosticaron que este año concluirá cercana al 8%.
No obstante que el comportamiento de los precios muestra un desvío respecto a la meta oficial, existen al menos tres factores que estarían mitigando las presiones inflacionarias.
“Dichos factores son la estabilidad observada en el tipo de cambio del dólar, el reducido déficit del sector público combinado y las acciones del Gobierno para limitar la cantidad de dinero en la economía, asociada con el financiamiento de las pérdidas del Banco Central”, señaló Alberto Franco, economista.
“Obviamente, para alcanzar la meta todavía le queda una buena tarea al Banco Central, de controlar los impulsadores de la inflación (entrada de capitales, compra de divisas por parte del instituto emisor, crecimiento de agregados monetarios)”, explicó por su parte Luis Mesalles, economista de la firma Ecoanálisis.
La misma salud de las finanzas públicas es otro elemento que estaría conspirando contra la meta de inflación. El Gobierno central ha logrado un superávit financiero y de este modo el menor estrujamiento del sector privado, libera recursos para el consumo.
“El fuerte crecimiento de la liquidez y del crédito al sector privado son factores de riesgo para el cumplimiento de la meta de inflación”, concluyó Franco.
Ver comentarios