Industria automotriz ante más cambios
Enviar
Industria automotriz ante más cambios


Michigan -- General Motors Corp., Ford Motor Co. y Chrysler LLC no han encontrado aún los niveles de mercado que juzgan necesarios para poner fin a las pérdidas, y puede que requieran una reestructuración mayor y más dinero federal para sobrevivir.
“La verdad llana es que no hay indicio de que se haya tocado fondo”, dijo Jim Hossack, analista de AutoPacific Inc. en Tustin, estado de California. “¿Cuánto más abajo está el fondo, cuándo es, qué aspecto tiene? No hay hombre con vida que lo sepa, y nosotros creíamos que lo sabíamos”.

Las entregas del sector automovilístico de Estados Unidos en enero se desplomaron 37% a 656.976 vehículos, conforme la recesión devastaba la demanda. Ello se traduce en una tasa anual de 9,6 millones y es el cuarto mes de una tasa inferior a 10,7 millones, después de un promedio de más de 16 millones de vehículos este decenio, dijo la firma de investigación Autodata Corp.
Un panorama imprevisible de ventas complica los planes de GM y Chrysler de demostrar su viabilidad dentro de un plazo que vence el 17 de febrero y conservar $17.400 millones en préstamos federales de Estados Unidos que necesitan para evitar la quiebra. Ello también aumenta la probabilidad de que Ford, que hasta la fecha ha rechazado los fondos del Gobierno, necesite pedir ayuda.
Las ventas de enero se desplomaron 55% en Chrysler; 49% en GM, la mayor automovilística de Estados Unidos; y 40% en Ford, la segunda del país. Toyota Motor Corp. descendió 32%, Honda Motor Co. cayó 28% y Nissan Motor Co. bajó 30%.
Las tres automovilísticas con sede en Estados Unidos “no pueden sobrevivir si estas tasas continúan”, dijo ayer en una conferencia telefónica Jesse Toprak, director de análisis del sector para la firma de investigación automovilística Edmunds.com, de Santa Mónica, estado de California. “Pero no solo las tres grandes. Todas las automovilísticas sufrirán si esto continúa”.
En Estados Unidos las ventas de enero por unidad fueron las menores desde diciembre de 1981, en tanto la tasa de ventas anualizada fue la menor desde junio de 1982, según Autodata, de Woodcliff Lake, estado de Nueva Jersey. El último año completo de ventas inferiores a 10 millones fue 1970, según la publicación comercial Automotive News.
“Este es el nuevo nivel normal”, dijo el director general de Chrysler, James Press, en una conferencia telefónica con reporteros. No hay razón para esperar que las ventas suban de su tasa actual este año, dijo.
“Si en Estados Unidos persistiera la debilidad de ventas de automóviles livianos durante el 2009 y aumentaran las existencias, esperaríamos recortes de producción adicionales”, escribió ayer en un informe Joseph Amaturo, analista de Buckingham Research en Nueva York.
GM está tratando de demostrar que puede poner fin a sus pérdidas, que han sumado unos $73 mil millones desde fines de 2004 hasta la fecha, mediante la reducción del costo de la mano de obra y el nivel de la deuda, así como eliminando concesionarios y haciendo hincapié en solo cuatro de sus ocho marcas estadounidenses. Chrysler, empresa cerrada y controlada por la firma de capital riesgo Cerberus Capital Management LP, tiene un plan similar.
“Están tratando de reestructurarse fuera del tribunal’,’ dijo Maryann Keller, analista y consultora automovilística independiente en Greenwich, estado de Connecticut. “Está por verse si podrán lograrlo”.
El 15 de enero, GM redujo su previsión de ventas del sector en el 2009 a unos 10,5 millones de unidades, desde una banda de 10,5 millones a 12 millones, y dijo el martes que la producción norteamericana en el primer trimestre se reducirá 57%. 

Ver comentarios