Enviar
Presidente de instituto alerta sobre faltante de ¢52 mil millones para comprar combustible
ICE presiona por alza para evitar apagones

• Entidad ruega la aprobación de un aumento del 14% para enfrentar crisis
• Presupuesto para la compra de combustible se agotó en siete meses

Danny Canales
[email protected]

Los apagones que se produjeron en el país durante el verano de 2007 podrían repetirse en la próxima estación seca.
Ayer las autoridades del Instituto Costarricense de Electricidad (ICE) advirtieron que si no les aumentan las tarifas pronto, no podrán comprar combustible para producir energía térmica.
La alerta iba dirigida a la Autoridad Reguladora de los Servicios Públicos (Aresep), en donde se discutirá en los próximos días una petición de aumento tarifario presentada por el ICE.
El incremento eléctrico propuesto, que alcanza el 14%, le generaría al Instituto ingresos por el orden de los ¢52 mil millones, estimó ayer José Joaquín Azofeifa, subgerente de Electricidad del ICE.
En julio el Instituto ya había consumido los ¢80 mil millones que se le asignaron para la compra de los derivados del crudo y otros insumos necesarios para la operación de plantas eléctricas durante todo el año, agregó el funcionario.
La crisis que enfrenta el ICE se debe a que este año deberá producir un 2% más de energía térmica para abastecer el país, en tiempos en que los precios del crudo registraron su mayor costo.
Por su parte, el aumento de la dependencia del crudo para producir energía es consecuencia del gran atraso que tiene la institución en la construcción de nuevas plantas eléctricas que operen a base de agua, viento y vapor.
Lo anterior provocó que en la actualidad se cuente con un faltante de alrededor de 200 megavatios, que representa un 10% de la capacidad instalada, lo que llevó al ICE a alquilar dos proyectos térmicos para solventar la demanda por 18 meses.
“Necesitamos el aumento ya”, destacó Pedro Pablo Quirós, presidente ejecutivo del ICE, quien reconoció que se está nuevamente ante una crisis nacional en materia eléctrica.
En ese sentido, el jerarca aseguró que si no se garantizan recursos frescos en el corto plazo, el país padecerá problemas de escasez eléctrica a principios de 2009.
Para enfrentar la demanda eléctrica durante este año, Quirós destacó que se cuenta con energía hidroeléctrica suficiente debido a que el embalse del Arenal está por encima de lo normal.
Sin embargo, explicó que para principios del próximo año se prevé que las cosas den un giro debido a que se prevé un verano muy extenso y a que pueden gastarse las reservas de agua del Arenal, por lo que estaría peligro el suministro eléctrico de los siguientes años.
Dentro de la propuesta de aumento presentada por el Instituto se plantea además la necesidad de que se defina un modelo para el ajuste automático de las tarifas eléctricas cuando se demuestre un desajuste financiero en el sector.
“Lo recomendable es que el ajuste sea en enero”, opinó Quirós, quien justificó que así la entidad eléctrica tendría claro el panorama financiero apenas al inicio del año.
Ya la Contraloría había advertido de los problemas económicos que registraba el ICE en el campo eléctrico en el informe sobre la evolución presupuestaria del sector eléctrico difundido la semana pasada.
El ente contralor se alarmó de que la entidad energética había consumido en el primer semestre el 92% del presupuesto para la compra de combustibles de todo el año. Además destacó que ya había gastado el 70% de los recursos asignados para la compra de energía eléctrica a los cogeneradores.
Con el aumento solicitado por el ICE, una familia promedio que consuma 200 kilovatios y que actualmente paga unos ¢10 mil mensuales, pasará a pagar ¢1.100 más.
Los apagones del verano de 2007 se produjeron por la suma de varios factores, ent
re ellos la falla en una de las turbinas del Arenal, el colapso de tres plantas térmicas y la sequía en el caudal de las represas hidroeléctricas.
Como medida para paliar la crisis a futuro, el ICE gestiona la construcción de nuevos proyectos eléctricos. Las dos primeras obras, la planta hidroeléctrica Pirrís y el plan térmico Garabito, entrarían a operar en 2010.
Adicionalmente se gestiona la construcción de cuatro grandes parques hidroeléctricos que juntos producirán unos 2 mil megavatios, es decir la misma cantidad que tiene instalada el país en este momento.
Las nuevas obras serían Diquis y Savegre, en la zona sur, Pacuare y Reventazón.


Ver comentarios