Logo La República

Viernes, 16 de noviembre de 2018



GLOBAL


Histórica rebaja de tarifas eléctricas: Brasil

EFE | Martes 18 septiembre, 2012



Histórica rebaja de tarifas eléctricas: Brasil

La presidenta brasileña, Dilma Rousseff, calificó ayer como una medida histórica para Brasil la reducción de las tarifas de energía eléctrica que anunció la semana pasada y que beneficiará tanto a los consumidores residenciales como a las fábricas.
"Estamos tomando una medida histórica. Vamos a reducir la energía eléctrica porque pagamos por ella durante años", afirmó la jefe de Estado en su programa semanal de radio.
La mandataria anunció el martes pasado una serie de medidas para reducir a partir de enero próximo en un 16,2% la tarifa de energía eléctrica que pagan los consumidores residenciales y hasta en un 28% la que se cobra sobre las industrias.
La iniciativa busca incentivar el consumo y el crecimiento económico y mejorar la competitividad de la industria nacional mediante la reducción de los costos de producción.
Rousseff afirmó que la medida es resultado de una política energética adoptada en 2003 para eliminar el riesgo de racionamiento eléctrico, generar condiciones para el aumento de la inversión en generación y ampliar las redes de transmisión y distribución.
Según la mandataria, antes de que Luiz Inácio Lula da Silva, su antecesor y mentor político, asumiera en 2003, "Brasil enfrentaba serios problemas por la falta de energía eléctrica tras haber sufrido ocho meses de racionamiento", ya que no había planificación ni inversiones suficientes.
Rousseff explicó que las tarifas de energía podrán ser reducidas porque el Gobierno decidió renovar con nuevas reglas las concesiones que otorgó a las empresas de generación, transmisión y distribución de energía que vencen entre 2015 y 2017.
"El Gobierno está ofreciéndole a esas empresas la oportunidad de renovar las concesiones con una condición: que lo que ya fue pago sea retirado de la cuenta de luz", aseguró al referirse a la inversión ya amortizada.
"Las inversiones hechas atrás por esas empresas para construir las hidroeléctricas y ampliar las líneas de transmisión y distribución ya fueron pagadas por los consumidores en sus cuentas de luz", agregó.
Según Rousseff, el Gobierno también reducirá algunos impuestos sobre las cuentas de energía eléctrica, principalmente sobre las de los consumidores más pobres y los que viven en regiones aisladas.
La presidenta calculó en unos 3.300 millones de reales (cerca de $1.650 millones ) el total de impuestos que el Gobierno dejará de recaudar por la reducción de los gravámenes.
"Ya hicimos la inversión necesaria para garantizar la oferta de energía en el país y volvimos a planificar. Eso fue fundamental para alejar el riesgo de falta de energía. Ahora seremos más rigurosos a la hora de exigir más calidad por los servicios prestados a la población", agregó.
Según la presidenta, además de beneficiar a los consumidores, la medida también favorecerá a la economía.

Brasilia/EFE