Enviar

El tipo de cambio y la bolita de cristal


Luego de más de un año de tener el tipo de cambio anclado al piso de la banda de intervención del Banco Central, cada vez que el tipo de cambio se despega, todos nos cuestionamos si será de forma permanente.
El último esfuerzo por despegarse del piso ocurrió a inicios de agosto y llevó al tipo de cambio hasta los ¢523, reflejando una devaluación de casi un 5%. En ese momento, la “bolita de cristal” de Cathay, basada en el análisis histórico, nos permitió anticipar certeramente que esa alza iba a ser transitoria, a causa del efecto que ejercen las ventas de dólares a fin de cada año, para liquidación de aguinaldos, pago de impuestos y otros compromisos que regularmente deben atender los empresarios.
La pregunta que resulta, ahora que el tipo de cambio volvió a descender es, qué se puede esperar una vez superados los aires navideños. La bolita de cristal nos lleva a revisar qué está ocurriendo con la liquidez en dólares, donde las cifras más recientes evidencian que las gestiones de contracción de la liquidez implementadas por el Banco Central, junto con una colocación importante de dólares por parte de los bancos, ha llevado a reducir la liquidez en dólares en cerca de un 6% entre abril y octubre. Este hallazgo se confirma también en el volumen transado en Monex, que entre el 1° de octubre y el 23 de noviembre de 2011 se redujo en más de un 25% respecto a 2010.
En estas condiciones, con un menor nivel de liquidez y basando el análisis en la experiencia de años anteriores, con cierto nivel de probabilidad se podría esperar que el tipo de cambio tienda a despegarse poco a poco de la banda, una vez superado el auge de demanda de fin de año.
En conclusión, los efectos de esta menor liquidez se verán reflejados posiblemente en enero de 2012.

Hairo Rodríguez
Subgerente general Banco Cathay
Ver comentarios