Graves sesgos en noticias sobre ARESEP

En el artículo del 19 de julio, en la página 12, suscrito por Esteban Arrieta y Danny Canales, La República incurre en graves errores al comparar salario base del Servicio Civil (que constituye una parte de la remuneración final) con el salario total bruto que reciben los funcionarios de la Autoridad Reguladora.
De esa forma se comparan datos que no son semejantes entre sí, lo que genera conclusiones falsas que dañan la imagen de esta institución.
La comparación salarial es errónea también porque la ley de la ARESEP la exime del Servicio Civil y en el artículo 54 define criterios específicos para calcular los salarios de sus funcionarios. Este artículo obliga a la ARESEP a fijar sus salarios de acuerdo con los de las empresas reguladas, tales como RECOPE, CNFL, ESPH, ICAA, JAPDEVA, ICE, entre otras.
Un estudio reciente de la empresa Price Waterhouse Coopers comparó los salarios de ARESEP con los de su mercado de referencia, y encontró que casi la mitad de los funcionarios tienen salarios que están por debajo del promedio del mercado. En cuanto a los salarios de puestos gerenciales, ese mismo estudio muestra que el Gerente General y los Directores Generales ganan por debajo del promedio del mercado.
Se afirma en el citado artículo que la regulación que ejerce la ARESEP es cara, lo cual es totalmente falso, y más cuando solo se utiliza el rubro salarial para sustentar esa aseveración. Para establecer el costo de la regulación hay que comparar lo que ARESEP recibe por el cobro de cánones, lo cual es ínfimo y asciende apenas al 0,028%. Es decir, que de cada cien colones que los usuarios pagan en tarifas, menos de 30 céntimos se destinan a la ARESEP. A cambio de este cobro, los ciudadanos tienen una institución que evita aumentos abusivos en las tarifas de servicios públicos, vela por que los servicios se presten de manera continua a lo largo del tiempo, controla la calidad en servicios clave como el de combustibles, y atiende miles de quejas sobre recibos de agua o luz con datos equivocados, daños en electrodomésticos por sobrecargas de voltaje, y otros motivos.
Los errores de información en este artículo están presentes en los datos sobre salario promedio, así como en los salarios de profesional jefe, secretaria, mensajero, y encargado de mantenimiento. Los datos reales son significativamente menores a los publicados, por ejemplo, el personal de apoyo (secretarias, choferes, mensajeros, etc.) que ingresa en este momento tiene salarios entre ¢370 mil y ¢450 mil.
Esta es la tercera vez en el año en que este medio publica la misma información, con titulares distintos pero con los mismos datos erróneos y sesgos. La ARESEP está en disposición de explicar nuevamente lo que se requiera, y se espera objetividad en el tratamiento de la información.

Ana Carolina Mora R.
Periodista
Autoridad Reguladora de los Servicios Públicos

Ver comentarios

Notas Anteriores

Sábado 21 Julio, 2012

Un atento caballero

Aquella mañana Santiago amaneció de luto, en los titulares de los principales ...