Enviar
“Gigante” amenaza a golfistas
El Abierto de Estados Unidos busca convertirse en una pesadilla para los participantes

Por el Olympic Club de San Francisco caminarán desde hoy y hasta el domingo los Tiger Woods, Rory McIlroy, Phil Mickelson, Luke Donald, Bubba Watson, en fin más de 100 golfistas, que tendrán un solo objetivo: quedarse con el segundo Grand Slam de la temporada, el Abierto de Estados Unidos.
Pero el camino no será tan sencillo como en años anteriores, puesto que para esta edición la Federación Estadounidense de Golf (USGA) —ente encargado de organizar el evento— amenazó con un campo que está preparado para hacer sufrir a los golfistas.
El Olympic Club fue manipulado hasta los límites permitidos por la naturaleza. Así, a los participantes les espera el horror de “greenes” duros y rápidos, calles estrechas y “roughs” demoledores, que hasta han asustado al todopoderoso Woods.
“Va a ser un infierno”. “Será el Abierto de Estados Unidos más duro de la historia”, dicen desde la USGA, especialmente enojados por el paseo que se dio hace un año McIlroy —campeón defensor— en Congressional, donde el norirlandés batió el récord de golpes.

Por dar un ejemplo, en el caso del hoyo 16, par cinco, tiene a lo largo casi seis estadios del Santiago Bernabéu —607 metros—.
“En los seis primeros hoyos, será un logro acabar +2”, comentó Mike David, director ejecutivo de la USGA y diseñador de la llamada venganza.
Además de esto, los organizadores saben cómo hacer para tener al público expectante, es ponerle pimienta desde el comienzo con grupos llamativos, casi imposibles de quitarles la mirada.
Woods, con aires de favorito número uno. acompañado por Mickelson, siempre con ese sello de estar arriba, y Bubba, quien viene de ganar Augusta.
Un trío completamente estadounidense y que entre ellos suman 19 títulos de Grand Slam y ocho Chaquetas Verdes. Los argumentos para que las audiencias televisivas se disparen parecen obvios.
Mientras por el otro lado, el europeo, aparecen Rory, campeón defensor, junto a Luke Donald y Lee Westwood, primero y tercero del mundo.
Serán cuatro días para ver si al final, la edición 112 del Abierto Estadounidense retoma sus aires de “Gigante” que había perdido.

Dinia Vargas
[email protected]
Ver comentarios