Enviar
Consumo de tabaco en sitios públicos pretende ser restringido
Fumadores pagarían ¢2 mil más de impuesto por cajetilla
Nueva ley busca brindar espacios libres de humo, eliminar la publicidad y modificar el etiquetado de las cajetillas

Natasha Cambronero
[email protected]

Los fumadores podrían recibir un duro golpe en el bolsillo, pues se pretende que por cada cigarro que una persona compre, deberá desembolsar al menos ¢100 de impuestos.
De esta forma, se pretende restringir el consumo de tabaco y brindar un ambiente sano para la sociedad, a través de un proyecto en trámite en el Congreso.
Como parte de las medidas que contempla este, el incremento en los tributos buscaría financiar programas de prevención del fumado y fortalecimiento a la red oncológica nacional.
En este sentido, si una persona adquiere una cajetilla de 20 cigarrillos deberá pagar solo en impuestos ¢2 mil, más del doble de lo que cuesta un paquete actualmente con todo y gravámenes.
La cantidad que se recaude de los tributos se destinará en un 60% a la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS), un 30% al Instituto de Alcoholismo y Farmacodependencia (IAFA) y el 10% restante para el Ministerio de Salud.
Además del incremento en los tributos, la nueva ley impedirá que las personas consuman tabaco en el trabajo, lugares públicos cerrados, instalaciones en donde se practique algún tipo de deporte, competencia, actividades culturales, jardines, ferias, centros de salud y otros sitios públicos que el Ministerio de Salud determine conveniente.
Asimismo, se prohibirá cualquier tipo de publicidad que realicen las tabacaleras para promover el uso de este producto.
“La publicidad de la industria tabacalera está orientada a consumir más y disminuye la motivación de los consumidores para dejar de fumar y alienta a la gente que ha dejado de fumar”, dijo Orlando Hernández, diputado del Partido Acción Ciudadana.
Las etiquetas deberán ser modificadas con la nueva legislación que se está promoviendo, ya que ahora las advertencias sanitarias deben abarcar no menos del 70% de la superficie de cada una de las caras principales del paquete y el 100% de una de las caras laterales. Estas deberán ser diseñadas y definidas por el Ministerio de Salud.
“Estar en las fases finales de una lucha que empezó hace tiempo es muy positivo, pues el fumado atenta contra la salud de las personas. Está comprobado que un cigarrillo no tiene ningún efecto benéfico y que por cada 20 que se consumen un árbol comienza a morir”, afirmó María Luisa Avila, ministra de Salud.
El proyecto de ley viene a dar las pautas a seguir del Convenio Marco contra el Tabaco de la Organización Mundial de la Salud que Costa Rica firmó en julio de 2008.
Este es promovido por el Partido Acción Ciudadana (PAC) y el Partido Liberación Nacional (PLN) y ayer fue dado a conocer en la Asamblea Legislativa y se estima que podría estar aprobado antes de que finalice el año.
“Esta administración se compromete en hacer todo lo posible para que este proyecto quede en firme este año”, manifestó Edine von Herold, diputada del PLN.
La razón de esta ley se debe a que en el país la Caja gasta ¢45 mil millones al año en atención de enfermedades relacionadas con el tabaquismo y concede 55 mil días de incapacidades por males relacionados con el fumado.
Además de que cerca del 50% de la población del país está constituido por fumadores activos.

Ver comentarios