Enviar
Allanamiento a vivienda de Montesinos da inicio a procesos contra ex mandatario
Fujimori a juicio hoy

Ex presidente peruano debe responder además a cargos de corrupción y lesa humanidad

Lima
EFE

El ex presidente peruano Alberto Fujimori (1990-2000) afrontará hoy su primer proceso judicial, tras su aplazamiento la semana pasada, por el allanamiento ilegal de la vivienda de la esposa del que fue su asesor Vladimiro Montesinos, informaron ayer fuentes judiciales.
El interrogatorio, con “carácter reservado” y que forma parte de un juicio sumario, estaba previsto para el jueves pasado, pero fue aplazado a solicitud de su abogado defensor, quien pidió que el expediente se adecúe a los términos de la extradición emitida por la Justicia chilena.
La Fiscalía devolvió al día siguiente a la Corte Suprema el expediente y se espera que el ex mandatario responda mañana ante el juez instructor Guillermo Urbina sobre el allanamiento de la vivienda de Trinidad Becerra el 7 de noviembre del 2000, señalaron ayer a EFE fuentes judiciales.
El proceso por este caso empezó en el 2003 y debería ventilarse en una única audiencia, ya que el ex mandatario era “reo contumaz” hasta su llegada a Perú, tras su extradición desde Chile el pasado 22 de septiembre.
El juicio será corto también por lo avanzado del caso, dado que la Sala Penal Especial de la Corte Suprema ya condenó por este delito en 2004 a otros implicados en el controvertido allanamiento.
Entre los sentenciados, están el ex titular del Interior Fernando Dianderas y el ex primer ministro Alberto Bustamante, condenados a 4 y 3 años de cárcel, respectivamente, así como el falso fiscal durante el allanamiento, Manuel Ubillús, con siete años de prisión.
Para Fujimori, recluido en la Dirección de Operaciones Especiales (Diroes), la Fiscalía pide siete años de cárcel y el pago de 100 mil nuevos soles (unos $32.700 ó 23.029 euros) por el delito de usurpación de funciones.
En una entrevista con la agencia oficial Andina, el abogado de Fujimori, César Nakazaki, manifestó ayer que su cliente “dirá toda la verdad con respecto a la acusación”.
“Se ha venido preparando la defensa durante todos estos días, así que la defensa del caso allanamiento está concluida y definitivamente se trabajará con pruebas”, acotó el letrado.
El allanamiento a la vivienda de Trinidad Becerra es uno de El escandaloso allanamiento a la vivienda de la esposa del ex asesor presidencial Vladimiro Montesinos, para sustraer vídeos que supuestamente incriminaban a Fujimori, es el primero de los delitos por el que responderá el ex mandatario peruano extraditado desde Chile.
El 7 de noviembre del 2000, pocos días después de que Montesinos se fugara a Panamá tras difundirse uno de esos vídeos, un destacamento de la Policía, encabezado por un falso fiscal, se dirigió a la residencia de su esposa, Trinidad Becerra, con el pretexto de capturar al ex asesor.
En la madrugada, y tras haber revisado infructuosamente la casa de Becerra, Fujimori supuestamente ordenó ingresar a otro piso del mismo inmueble, también propiedad de la esposa de Montesinos, de donde se extrajo gran cantidad de maletas y cajas.
El material requisado, en el que se escondían los denominados “vladivideos”, fueron retirados del lugar sin ser inventariados ni levantarse acta, para después trasladarlos al local del grupo aéreo número 8, donde se entregaron al ex gobernante.
Una semana después, el entonces jefe de Estado abordaba un avión con destino a Brunei en ese mismo aeródromo bajo la sospecha de que se llevó gran cantidad de material comprometido.
Fujimori y su cuñado Víctor Aritomi revisaron y manipularon el contenido de las maletas y las cajas, labor que fue continuada en el Palacio de Gobierno, con el fin de “hacer desaparecer todo elemento de prueba que pudiera incriminar al ex presidente”, señala el fallo de la Corte Suprema de Chile por el que se otorgó la extradición por siete delitos.
“Para distorsionar la información y encubrir los hechos ante la opinión pública Alberto Fujimori convocó una conferencia de prensa mostrando diversas joyas y objetos personales de Vladimiro Montesinos Torres como si éstos fueran los únicos bienes hallados en los departamentos”, agrega la sentencia.
El allanamiento formó parte de una novelesca maniobra iniciada por Fujimori el 22 de octubre de 2000, cuando Montesinos regresó a Perú tras su fuga, durante la cual el ex mandatario utilizó camionetas blindadas, agentes de inteligencia e incluso helicópteros para simular la captura del también denominado “Doc”.
Sin embargo, el ex asesor se fugó de nuevo el 29 de octubre, esta vez en el velero “Karisma”.
La fuga del “Doc”, después de que uno de sus colaboradores vendiera un vídeo en el que sobornaba a un diputado opositor, al partido Frente Independiente Moralizador, agravó una situación política ya debilitada desde las últimas elecciones generales.
En esos comicios, los terceros a los que se presentaba Fujimori después de 10 años de gobierno (1990-2000), su principal rival, Alejandro Toledo, se retiró al denunciar fraude en la primera vuelta, lo que daba al ex mandatario como vencedor automático.
El resultado no convenció al país, que empezaba a exigir la renuncia de Fujimori tras lo que fue solo la punta del iceberg de uno de los gobiernos más corruptos que ha tenido Perú.
Asediado por los constantes escándalos y vídeos filtrados, Fujimori renunció a la presidencia peruana vía fax desde Japón, país donde se refugió tras haber asistido a la cumbre del Foro de Cooperación Económica de Asia-Pacífico (APEC) en Brunei.
La fuga habría estado calculada perfectamente ya que, según distintas versiones, Fujimori se llevó entre 40 y 60 maletas.
Solo por el caso del allanamiento, el primer juicio que afronta Fujimori, podría recibir una pena máxima de hasta 7 años por los delitos de usurpación de funciones y abuso de autoridad.

Ver comentarios