Exhibición de Nibali
Vincenzo Nibali ganó su tercera etapa en este Tour, el italiano es el rey de la montaña. Eric Feferberg-AFP/La República
Enviar

Exhibición de Nibali

Ni los Alpes pueden con el ciclista italiano

Llegaron los esperados Alpes donde Alejandro Valverde y Richie Porte prometían hacer sufrir al líder del Tour de Francia, Vincenzo Nibali.
Pero fue todo lo contrario. El primero en tirar la toalla fue el líder de Sky, Porte no soportó el calor y se derrumbó. Estaba a poco más de dos minutos siendo el segundo para la clasificación, y terminó entrando a más de ocho minutos y ahora es 16.

201407190008300.a33.jpg
“No creo que haya negociado muy bien las fuertes temperaturas. Son cosas que pasan. Siento una gran vergüenza, pero hay que esperar a ver qué sucede el sábado”, comentó el australiano.
Mientras tanto el de Movistar, Valverde, por lo menos luchó más, siempre estuvo cerca del líder, pero cuando este aumentó el ritmo al español no le quedó más que ceder. Ahora es segundo, pero con más de tres minutos de diferencia.
“Pudimos dejar atrás a Porte, pero Nibali está intratable, es el más fuerte, sin duda”, dijo el español.
Nibali estuvo imparable, su ritmo no encontró rival alguno que se le resistiera, terminó cruzando la meta de forma solitaria para sellar su tercer triunfo en esta vuelta.
“El plan del día era controlar la carrera y ganar unos segundos. Pero me encontraba bien, he tratado de meter tiempo a Valverde porque temía que pudiera llegar a la vez que yo. Sabía que Porte se había quedado descolgado y quise aprovecharlo”, explicó el ciclista del Astana.
El viernes era la primera cita “importante” en el Tour, los Alpes en el horizonte, la montaña como reto en una etapa larga de 197 kilómetros entre Saint Étienne y Chamrousse, ofrecía una tachuela de tercera de inicio y en los últimos 60 un primer inédito en el Tour, el Col de Palaquit y el ascenso final de 18 kilómetros a Chamrousse, donde los favoritos estaban llamados al zafarrancho de combate.
Una vez más, los escapados no triunfaron en esta etapa. Los líderes habían decidido disputarse la victoria de la etapa nada más salir de Saint-Étienne.
El pelotón controló a la escapada del día, un grupo de nueve corredores, al dejarle hasta cinco minutos de ventaja.
201407190008300.a333.jpg
En cabeza de carrera estaban Visconti, compañero de Valverde, Feillu (Bretagne), Huzarski (Net App), Oss (BMC), De Marchi (Cannondale), Kadri (Ag2R), Durasek (Lampre), Bakelants (Omega) y Molard (Cofidis).
El italiano De Marchi fue el último en resistir, pero a 14 kilómetros de la meta se acabó su aventura.
Y la lucha entre Valverde y Nibali fue codo a codo después de que sus peones terminaron de fundirse, con Pinot entre ellos a 10 km de la meta y el belga Ten Dam al lado. Mientras adelante estaban Konig y Majka.
Pinot decidió acelerar sin éxito. Hasta que tomó la palabra Nibali, a 6,5 de la llegada. El “Tiburón” puso el turbo. Nadie lo pudo seguir. Enlazó con Konig y Majka, los acompañó un par de kilómetros y soltó al aletazo definitivo a 3,3 del alto para dejar claro quién manda en el Tour con brazo de hierro.
Pinot terminó enfurecido con Valverde, porque el español aceleró llegando y fue segundo, cuando el francés era quien iba llevando al de Movistar hasta la cima.
En fin, otra exhibición monumental del ciclista siciliano, de 29 años, un hombre tranquilo, alejado de la euforia, se afianza cada vez más en el liderato del Tour, pero también se viste ya con el malliot de puntos rojos como el rey de la montaña.

Dinia Vargas
[email protected]
@dvargasLR

Ver comentarios