Enviar
Estadísticas niegan “Club 27”

Músicos como Amy Winehouse, Jim Morrison y Janis Joplin murieron a los 27 años, una coincidencia que ahora un estudio estadístico se encarga de poner en perspectiva, al calificar de “mito” que esa edad sea de mala suerte como se creía.
Mientras que la fama puede aumentar el riesgo de muerte de los músicos en plena juventud, probablemente debido a una vida de excesos, ese riesgo no se limita a los 27 años, afirman los autores de la Universidad de Tecnología de Queensland, en Australia.
Advierten además de que los músicos famosos tienen de dos a tres veces más posibilidades de fallecer prematuramente entre los 20 y los 30 años que la población general del Reino Unido.
Desde mediados del siglo pasado, más de 40 intérpretes han pasado a engrosar el llamado “Club 27” de jóvenes estrellas muertas a esa edad considerada “maldita”.
Entre ellos, además de los ya citados, están Brian Jones, cofundador de los Rolling Stones, quien se ahogó en 1969; el solista, guitarrista y compositor de Nirvana Kurt Cobain, de quien se cree que se suicidó, o incluso la cantante española Cecilia, muerta en un accidente de tráfico en 1976.
El equipo puso a prueba la hipótesis del “Club 27” al estudiar el índice de mortalidad entre 1.046 músicos que lograron tener un álbum en el número uno de las listas de éxitos británicas entre 1956 y 2007.
Durante ese periodo fallecieron 71 de ellos (7%).
Los autores hicieron un análisis matemático para calcular la incidencia de los 27 años en las muertes, y determinaron que el riesgo de muerte no alcanza un pico a esa edad, aunque entre los 20 y los 30 es mayor que entre la población general.

Madrid / EFE
Ver comentarios