Enviar
En ruta a la victoria

La Conquistadores anuncia última edición del actual formato

Luis Rojas
[email protected]

El enorme aguacero, que cayó ayer tarde sobre Jacó, no hizo mella para nada en la gran cantidad de competidores, provenientes de todas partes de mundo y desde luego de las diferentes regiones de nuestro país, que acuden nuevamente al reto más esperado por aquellos de quienes se dice tienen piernas de acero.
¿Por qué viene a la Ruta de los Conquistadores?, preguntamos a un español que nunca nos dio el nombre, pero sí nos recitó las razones: porque me gusta el país, porque me encanta el reto, porque ya he venido y me he enamorado de esto...
Poco antes de las 3 p.m., la acción y la atención se concentraron al lado del restaurante del Best Western de Jacó Beach, cuando aparecieron en escena los llamados favoritos de la competencia, los costarricenses Paolo Montoya y Federico Ramírez, campeón defensor y quien llegó muy retrasado a la cita, el español y figura del evento Roberto Heras, y el francés Thomas Dietsch.
Se arrancó un poco extraño, y lo singular fue que sin siquiera iniciar esta 16 edición de la Ruta, ya estábamos hablando de la del próximo año, porque se hizo el anuncio oficial de que la edición 17 tendrá un nuevo formato con cinco etapas (ahora son cuatro), solo aceptará 300 competidores y tendrá un campamento todo incluido y hoteles cinco estrellas más un nuevo trayecto.
Luego de que el director de prensa de la Ruta, Luis Rueda explicara las variantes que sufrieron las dos primeras etapas de la competencia, para este año, se dio paso a la sesión de preguntas, en la que lógicamente el tres veces ganador de la Vuelta a España fue el foco de atención.
Heras no promete, e incluso nos dijo que aunque desconoce mucho de la carrera, la considera por lo visto técnicamente más difícil que la Titán que corrió y ganó en Marruecos hace pocos meses. Empero, de su nivel no habla, porque dice que tiene tres meses de no competir y el español, que le sonríe a todo el mundo y se muestra muy accesible, es una caja de sorpresas que no se empezará a abrir hasta hoy.
Quedó claro que la asistencia está prohibida, serán el pedalista y su bici contra la Ruta, y que el doping le pasará el test diariamente al líder, el ganador de la etapa y cuatro más al azar.
Paolo Montoya, uno de los ticos con más aspiraciones, esquivó hablar de los problemas que tuvo con Federico Ramírez en la eliminatoria para la Olimpiada, “ya eso es pasado, yo solo veo hacia el frente y eso es ahora”, expresó el ciclista, que hoy tendrá su primer pulso con el pizzero.
Dietsch, el francés sonriente y de perfil bajo, dijo que terminó el año muy cansado pero que viene con toda la fe de mejorar su actuación de la edición anterior, cuando terminó bañándose en las aguas del Playa Bonita con el tercer lugar entre el brazo, después de haber arrancado entre los favoritos.
Y Lico llegó tarde, casi ya para despedir la reunión y solo le alcanzó para soltar elogios para Heras, quizá los únicos que le alcancen, porque hoy lo verá como su acérrimo rival. Un periodista extranjero lanzó la pregunta de si los ticos podrían hacer yunta para sacar a los extranjeros, pero entre la tardía entrada de Lico y el final de la conferencia, la interrogante quedó sin respuesta; aunque por lo que hemos visto en años anteriores, casi es más fácil ver a un tico aliado con un foráneo, que con un compatriota; el asunto está planteado así: todos para nadie y nadie para todos…y que gane el mejor piernas de acero.
Ver comentarios