Enviar
Jueves 5 Septiembre, 2013

El empresario debe contar con una gran motivación, ser perseverante, creativo e innovador


Emprendedurismo para el desarrollo

Al emprendedurismo se le ha venido reconociendo su gran importancia y participación dentro de nuestra economía, como un lazo imprescindible para lograr un mejor desarrollo económico y social.
Es de suponer que el tema estará presente en los debates y programas de gobierno de los candidatos que aspiran a la presidencia de la República, con políticas orientadas a incentivar el desarrollo personal dentro de una cultura empresarial.
Un emprendedor/empresario que desea crear su propia empresa, es aquella persona que ha venido madurando una idea de negocio, que visualiza un mercado y cuenta con alguna experiencia en la actividad, que tiene la motivación y el conocimiento para orientar su creación y puesta en marcha, tiene la convicción de que logrará su objetivo y está dispuesto a vencer todos los obstáculos que se le irán presentando, convencido de que el éxito no llegará fácil y que el esfuerzo de hoy, será la recompensa del mañana.
Para su inicio, deberá hacer uso de sus ahorros o asumir una deuda y hacerle frente con los ingresos que generará la empresa, producto de la venta de los bienes y/o servicios. Además como todo negocio que desea consolidarse, tendrá obligaciones con la CCSS, el INS, la municipalidad, Ministerio de Salud y Tributación Directa entre otros.
Hay que tomar en cuenta que no todos los seres humanos cuentan con las destrezas, conocimiento, cualidades, habilidades, para crear y administrar su propio negocio.
El empresario debe contar con una gran motivación, ser perseverante, creativo e innovador, cumplir con clientes y proveedores y manejar su empresa en una forma ordenada. Es importante tener en cuenta que de cada diez empresas que se forman, unas cuatro logran llegar al primer año y solo dos sobreviven en el mercado por muchos años.
Es por eso que los emprendedores de una micro, pequeña o mediana empresa deben capacitarse en organizaciones públicas y privadas como el INA, colegios técnicos y universidades para nombrar algunas, en donde podrían adquirir las destrezas y los conocimientos técnicos, administrativos y financieros, que les permitan con mayor propiedad conducir sus negocios en un mercado difícil y competitivo.
Existen algunos emprendedores que no han podido acceder a una educación técnica o formal, pero cuentan con el deseo y habilidad para lograrlo, razones para que tanto los bancos y las instituciones con programas dirigidos al fomento de este importante sector generador de empleo y distribuidor de la riqueza, les puedan brindar el financiamiento necesario y oportuno, asesoría, capacitación y la asistencia técnica calificada, con profesionales especializados y experimentados en este campo. De ello depende gran parte de su éxito.

José F. Bolaños Arquín

Administrador de negocios
[email protected]