Emprendedores mejoran productividad con créditos verdes
“Los compradores cada vez más quieren que sus proveedores tengan certificaciones ambientales”, dijo William Rosales, presidente del Sistema Empresarial RC. Esteban Monge/La República
Enviar

201602082115270.rec4.jpg
Exportación de papaya carbono neutro, paneles solares que generan ahorros de hasta el 100% en la tarifa eléctrica y reciclaje de sillas de playa son parte de los emprendimientos que crecieron gracias a “créditos verdes”.
Las condiciones favorables de financiamiento que les ofrecieron a estos emprendedores los impulsaron a convertir su producción en sostenible.

Tal es el caso del Sistema Empresarial RC, reconocido por el Banco Nacional por su desempeño ambiental y que tiene 25 años en el negocio de los paneles solares.
La empresa recibió el financiamiento para producir los paneles, calentadores e iluminación led.
Con la instalación de cuatro paneles en una casa o comercio, se puede ahorrar entre un 27% y un 100% de lo que normalmente se gasta en electricidad, aseguró William Rosales, presidente de Sistema Empresarial RC.
Para contar con este sistema, que depende también de un generador, se necesita invertir $3 mil, aunque hay financiamiento especial con bancos para cubrir el costo, que incluye la instalación.
Otro emprendimiento que también fue reconocido por el Banco Nacional, es el de plásticos Al Maver, que recicla productos no tradicionales.
Sillas de playa, lavadoras, cajas de cerveza y gaseosa, baldes y mesas plásticas, son parte del inventario que llega al garaje de Manuel Venegas, propietario de la compañía.
“Gracias al financiamiento pude ampliar la planta y recibir más de dos camiones con material de desecho”, dijo Venegas.
Con más recursos Al Maver comenzó a producir oasis para plantas y venderlo a exportadoras, que lo distribuyen en todo el istmo.
En tanto, la empresa EICSA, ganadora del reconocimiento en el campo agrícola, exporta papaya carbono neutro, es decir, que compensa el 100% de las emisiones producidas durante su transporte y empaque.
Lo logra con la plantación de especies nativas de árboles en lugares como el volcán Tenorio y en Guácimo, donde tiene una finca en la que siembra papaya.
“Aún trabajamos en otro proyecto que nos permita manejar el desecho que produce la papaya que tiramos”, contó Anabelle Solano, directora de EICSA.
El proyecto BN Pyme Verde, que premia a estas empresas, nació en 2011 con el apoyo de la cooperación alemana KFW y el objetivo de captar recursos para financiar proyectos que fueran amigables con el medio ambiente.
Desde su fundación se han colocado $12 millones, y se espera que para este año la cifra aumente en $4 millones, con el aporte de las asesorías técnicas.
“Para dar el financiamiento analizamos varios aspectos, desde la parte técnica, hasta experiencia en el campo que trabajan y capacidad para pagar el crédito”, detalló Víctor Acosta, director de Pymes del Banco Nacional.
Los créditos son a tasas menores a las tradicionales, medio punto debajo de las que ofrece el banco en ventanilla, mientras que la empresa solo debe pagar el 20% del costo de la asesoría técnica, que ronda los $52.
Desde el pasado 3 de febrero se abrió la opción de recibir asesorías para optar por un crédito verde, disponible para todo tipo de empresa.


 


Ver comentarios