Logo La República

Viernes, 23 de febrero de 2024



ÚLTIMA HORA


Embajada de Costa Rica en Quito brindará ayuda a turistas y residentes ante ola de violencia

Tatiana Gutiérrez Wa-Chong tgutierrez@larepublica.net | Martes 09 enero, 2024 05:35 p. m.


Ecuador
La ola de violencia que se vive en Ecuador preocupa al gobierno de Costa Rica. Archivo/LA REPÚBLICA.


Una recomendación a permanecer en sus casas o en los hoteles donde están hospedados emitió la embajada de Costa Rica en Quito e instó a que si necesitan algo no duden en contactarlos ante los actos de violencia que se viven en Ecuador.

Lea más: (Video) Rodrigo Chaves aclara que Costa Rica no es El Salvador para declarar emergencia por homicidios

En caso de emergencia, se proporcionaron varios canales de comunicación, incluyendo el correo electrónico del consulado concr-ec@rree.go.cr, y los números de teléfono 2247219, 2447690, además del servicio de emergencia vía WhatsApp al número 0983801863.

Lea más: Rodrigo Chaves viajará a Ecuador en busca de más inversión

Por el momento, la salida del país de los turistas está llena de incertidumbre ya que se tomaron medidas especiales en el aeropuerto internacional Mariscal Sucre, en Quito.

Las indicaciones coordinadas con el Gobierno Nacional llegaron el mismo día en que el presidente de Ecuador, Daniel Noboa, declaró al país en “conflicto armado interno” como medida para enfrentar a bandas del narco y “neutralizar” a organizaciones delictivas que imponen una nueva ola de terror desde hace dos días.

Además, a que se escapara el líder de la banda “Los Choneros” vinculada al cartel mexicano de Sinaloa, más conocido como Fito que ha generado una preocupante ola de delincuencia en el país.

La condena de 34 años, que incluye cargos por robo, delincuencia organizada, tenencia de armas y asesinato, no fue suficiente para mantenerlo tras las rejas. Su fuga ha desatado una oleada de delincuencia que amenaza la seguridad nacional.

Incluso, los narcos ingresaron a un canal de televisión, en el que se escuchó el clamor de una mujer de “no disparen por favor, no disparen”, mientras otras personas sentadas en el piso se cubrían el rostro.

Una de las escenas más impactantes se vivió cuando un encapuchado, con un arma larga apuntando al cuello de un periodista, le exigió que solicitara a la policía retirarse del lugar.



NOTAS RELACIONADAS








© 2024 Republica Media Group todos los derechos reservados.