Enviar
El Senado de Estados Unidos da nuevo paso adelante para aprobar reforma sanitaria

Washington - El Senado de Estados Unidos se encamina a aprobar finalmente la reforma del sistema sanitario esta semana, después de votar por 60 votos contra 40 la madrugada de ayer una moción de procedimiento que da vía libre a la legislación.
En una declaración ayer en la Casa Blanca, el presidente Barack Obama, que ha apostado buena parte de su prestigio político al éxito de la reforma sanitaria, aseguró que el voto en el Senado "nos aproxima a la aprobación de una medida que marcará una diferencia tremenda".
Los 60 votos, todos demócratas, son exactamente los necesarios para impedir cualquier intento de bloqueo por parte de la oposición republicana.Ni un solo senador republicano votó a favor de la medida.
Aún se celebrarán otros dos votos de procedimiento antes llevar la medida al pleno, previsiblemente el jueves a las 19.00 hora local (01.00 GMT del viernes).
En un comunicado, el presidente del comité de Salud del Senado, Tom Harkin, indicó que con el voto de ayer esta cámara "superó el obstruccionismo republicano y despejó la vía para aprobar una reforma sanitaria exhaustiva que dará a todos los estadounidenses los cuidados médicos asequibles que necesitan y que merecen".
Por su parte, los republicanos, que quieren retrasar lo más posible la votación de la medida que consideran un desastre, reiteraron que el proyecto de ley aumentará los costes en el sistema sanitario."Un sistema sanitario burocrático administrado por el Gobierno desde arriba y que costará cerca de un billón de dólares no es lo que el pueblo estadounidense quiere", declaró el presidente del Comité Nacional Republicano, Michael Steele.
La reforma busca dar cobertura médica a cerca de 30 millones de estadounidenses que en la actualidad carecen de ella.El proyecto de ley que maneja el Senado costaría, según la Oficina de Presupuesto del Congreso, cerca de $871.000 millones en 10 años.
La versión definitiva que maneja el Senado ha eliminado el establecimiento de un seguro sanitario público, conocido como "opción pública", que compitiera con el sector privado, una posibilidad que sí contempla el proyecto de ley aprobado en la Cámara de Representantes.En su lugar, se permitiría a las aseguradoras privadas que puedan ofrecer planes de cobertura en todo el país, en lugar de estar sometidos a las regulaciones de cada estado diferente.
Una de las grandes innovaciones de la medida es la prohibición a las aseguradoras de rechazar dar cobertura a quienes padezcan ya enfermedades. Esa prohibición tendría efecto inmediato para los niños, y se extendería a toda la población para 2014.
El proyecto de ley, cuyos beneficios excluyen a los inmigrantes ilegales, también impone más límites a los beneficios de estas compañías. Una vez que el Senado, como todo parece apuntar, apruebe su versión tendrá que armonizarla con la medida que ya aprobó el mes pasado la Cámara de Representantes antes de poder enviar el proyecto de ley definitivo a la Casa Blanca para su promulgación.
La disparidad de las propuestas de una y otra cámara anticipa un proceso que podría complicarse. Si en el Senado los demócratas tienen los votos justos, en la Cámara de Representantes apenas lograron un margen de 10 escaños. Cualquier cambio en cualquiera de las dos versiones puede representar para el liderazgo demócrata perder el apoyo de algún legislador imprescindible, lo que obligaría de nuevo a largas negociaciones.
En este sentido, el congresista demócrata Raúl Grijalva ha apuntado ya que no podrá apoyar una medida que sea más parecida a la versión del Senado que a la versión de la Cámara de Representantes.
EFE
Ver comentarios