Carlos Denton

Carlos Denton

Enviar
Miércoles 28 Diciembre, 2011


El empleo en 2012


Confieso que soy optimista con respecto al año venidero; creo que al final el Congreso de Estados Unidos y el Bundestag de Alemania harán lo que deben hacer y la pequeña economía costarricense saldrá adelante como resultado. No me siento tan ilusionado con respecto a lo que es el empleo en el país, pero esto tiene sus raíces en el sistema educativo superior nacional y no en problemas en el extranjero.
Las universidades, públicas y privadas, están preparando demasiados profesionales en campos que no se requieren, y no están capacitando suficientes en las áreas que se necesitan. Hasta cierto punto se puede entender la situación de las casas de estudios superiores porque los colegios están remitiendo alumnos que no tienen la capacidad de cursar disciplinas que preparan lo que requiere el país. Pero también hay que señalar que los profesores universitarios en algunos casos no tienen la formación necesaria para preparar educandos en los campos que solicita el mercado.
Las grandes oportunidades de empleo en la economía costarricense de 2012 están en campos que requieren habilidades matemáticas, en las ingenierías, y si realmente quieren surgir acompañan esta formación con un dominio del inglés. Lamentablemente, por deficiencias en los colegios, muchos de los que quieren cursar estudios superiores tienen más capacidad en lo que es “lo verbal” y solo en español.
Una empresa que anuncia que busca filólogos, sociólogos, relacionistas públicos, comunicadores, politólogos, recibirá una oferta numerosa de personas que buscan empleo y que tienen las capacidades dotadas por esas disciplinas. En contraste una empresa que anuncia que busca estadísticos, microeconomistas, matemáticos, ingenieros, recibirá poca oferta y es probable que muchas vengan de personas que aún estudian y que falta un tiempo perentorio para que sean profesionales.
Si dice la empresa que necesitan tener el inglés, en los currículo dirá la mayoría que tienen ese idioma en “un 80 por ciento” (o sea que no manejan el idioma) o que están cursando estudios en alguna institución especializada en la capacitación en esa lengua.
La creación de empleos también depende en gran parte en la aparición de “empresarios”, en muchos casos jóvenes, que tienen un sueño de crear una compañía o institución propia. Estos potencialmente pueden producir más oportunidades que las grandes empresas multinacionales que invierten en el país. Lamentablemente ninguna universidad costarricense está preparando profesionales para que tengan la capacidad de crear una actividad o empresa. (A nivel de postgrado el INCAE tiene una oferta incipiente en esta área, pero su enfoque principal es la preparación de “funcionarios” para el sector productivo).
En resumen, la economía se mantendrá en el año venidero y seguirá vigente el desfase entre la oferta de profesionales nuevos y la demanda del mercado. En las familias de los que no encuentran empleo adecuado (los verbalistas) se hablará en las vacaciones de fin de año de la crisis, mientras que en las de los que estudiaron algo requerido por el mercado, el discurso será sobre otros temas; ¿crisis política?

Carlos Denton
[email protected]